El consumo de papa alcanzó en 2020 los 52 kilos por habitante al año y superó al de la carne vacuna

Foto: Infobae

 

 

En un informe realizado por la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata, a cargo de los ingenieros agrónomos Ricardo Bergonzi y Sergio Constantino, demostraron que el consumo de papa (fresca o industrializada) alcanzó los 52 kilogramos por habitante por año, un 18% por encima de la anterior medición que realizó la universidad marplatense en 2016.

De la misma forma, también superó a la carne vacuna, que se ubicó en diciembre pasado en 49,7 kilos por habitante al año, según mediciones de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra).

Durante el 2020,  se produjeron en el país 2.844.000 toneladas de papa. De ese total, 1.909.000 llegaron al mercado como producto fresco, mientras que 663.500 toneladas se procesaron como bastón prefrito congelado, 181.500 toneladas como chips y a 90.000 toneladas se le dio otro uso.

De las casi 2,85 millones de toneladas, 2.297.500 toneladas tuvieron como destino el mercado interno, de las cuales 1.794.500 toneladas fueron como producto fresco y 503.000 toneladas de papas industrializadas. Si se toma en cuenta el consumo de cada uno, en 2020 se consumieron 40,8 kilos por habitante al año de papa sin procesar, mientras que las que sí tuvieron un tratamiento, el consumo fue de 11,4 kilos por habitante.

Sergio Costantino, indicó que “la producción de papa tiene una importancia bastante directa en nuestro país, porque somos altos consumidores, está presente en la mesa de los argentinos y, como es históricamente un producto económico, eso permite no solo que esté en la mesa por gusto sino también por económica”.

Por último, indicó “si bien en los 70 y principios de los 80 se llegó a 70 kilos por persona, también por una cuestión de que era un producto barato, empezó a caer por diferentes causas, como sustitutos y modas y lentamente llegó a los 40 kilos en 2014. Después empezó a aumentar hasta los 52 kilos en detrimento de la carne”, a lo que añadió, “el consumo ahora está siguiendo el mismo patrón del año pasado, con un consumo impresionante, y creo que va a terminar el 2021 con un mayor consumo”.

 

Producción nacional

Si bien la producción de papas a nivel nacional está focalizada en ciertas áreas, éstas se encuentran dispersas a lo largo y ancho del territorio nacional y tiene la particularidad de poder abastecer al mercado en casi todo el año. Durante el año pasado, la superficie total implantada en todo el país alcanzó las 79.900 hectáreas y se obtuvo un rendimiento de 36 toneladas por hectárea.

El grueso de la producción se concentró en Buenos Aires, más puntualmente en el sudeste de la provincia, con una producción de 1.565.000 toneladas, de las cuales 800.000 toneladas fueron destinadas al mercado como producto fresco, mientras que 765.000 toneladas fueron industrializadas.

En segundo lugar se ubicó la ciudad cordobesa de Villa Dolores y la provincia de San Luis, con 481.000 toneladas, seguida por la zona de Córdoba Capital, con 340.000 toneladas, Tucumán, con 221.000, Mendoza, con 153.000, Jujuy y Salta, con 49.000 y Rosario, con una producción cercana a las 35.000 toneladas.

En este sentido, Costantino remarcó que durante los últimos años, la producción de papa en Argentina tuvo un fuerte impacto positivo gracias al mejoramiento de los rendimientos, mientras que en lo que respecta a superficie, la misma se mantuvo constante. “Con la aparición poco a poco de la industria y su tecnología anexa, y el mejoramiento de la semilla, repercutió en el rendimiento”, el cual consideró que se mejoró entre un 15% o 20%.

 

Fuente: Infobae

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.