“Cuando uno piensa en escribir con los oídos, lo que hace es pensar de qué manera narra el sonido”

 

En estos tiempos de soledad debido a la pandemia, la tendencia al consumo de entretenimiento sonoro ha crecido a pasos agigantados. Cada vez más, personas de distintas partes del mundo escuchan música, podcast y audiolibros. El auge de la literatura sonora nos hace pensar que se trata de un nuevo formato, sin embargo, ¿qué tan novedosa es esta práctica?

En diálogo con Portal Universidad, Bibiana Ricciardi, autora original de Storytel, escritora, periodista y docente de Comunicación Audiovisual en la Universidad Nacional de Mar del Plata, explica que, a la literatura sonora, “se la suele pensar como algo nuevo y, sin embargo, tendríamos que ir más atrás. Los grandes clásicos de la literatura como La Ilíada, La Odisea y La Eneida, son cantos que se fueron transmitiendo de forma oral hasta que, un día, Homero y Virgilio pensaron en ponerlo por escrito para que quede asentado”.

La narrativa sonora está en el ADN de los seres humanos, es como una forma de cobijarnos. Nos hemos constituido como humanidad gracias a las historias contadas en torno al fuego.

En este sentido, la autora asegura que el origen del audiolibro se remonta a siglos pasados y que “ese es el motivo por el cual, en un momento de crisis mundial, la escucha de narrativas sonoras tiene picos tan altos y tan de golpe. Es más, se estima que, en diferentes partes del mundo, el aumento en la escucha de podcast y audiolibros es de entre un 25% y un 50%“.

Sin embargo, el momento del día en el que las personas consumen literatura sonora depende de la región a la que hagamos referencia. “En los países de Latinoamérica, en tiempos pre pandémicos, la escucha estaba ubicada en los horarios en los que la gente se trasladaba al trabajo. En cambio, en el hemisferio norte, que es donde este tipo de entretenimiento está más instalado, desde hace unos 20 años los picos de consumo están ubicados en el horario nocturno. En vez de irse a la cama con un libro, van con los auriculares” afirma.

Lo mismo ocurre con los géneros literarios más consumidos: “En Latinoamérica, en general, se escucha literatura y podcast vinculados con el aprendizaje de idiomas, la historia y el periodismo. En cambio, en Europa y Estados Unidos le está yendo mucho mejor a los géneros de entretenimiento y al true crime” declara Ricciardi.

En medio del debate por leer o escuchar libros, la periodista manifiesta que “se suele subestimar a la literatura sonora desde los campos académicos, como si fueran formas menores. Me siento embajadora de la literatura sonora en la región porque no somos tantos en esta zona del mundo y lo que suelen decirme los colegas es yo no escucho literatura, yo leo, como si no fuera igual de importante o como si tuviéramos que competir”.

Son distintos consumos. Yo creo que leer con los oídos es otra experiencia pero no es ni menos ni más, son distintas formas de acercarse a la literatura.

Sin embargo, mientras las grandes editoriales parecen quejarse de la baja en las ventas, “las plataformas de consumo de literatura sonora están creciendo muchísimo, dándole trabajo a un montón de gente y acercando literatura a mayor cantidad de personas que, por ahí, no leen libros. Seguramente, en esta sociedad moderna en donde tenemos menos tiempo, encontrar que uno puede escuchar un libro mientras hace otra actividad es más importante y por eso crece el consumo” expresa.

Con respecto al proceso detrás de la publicación de un audiolibro, Ricciardi expone que “siempre comienza de diferentes maneras, depende de la plataforma. Por ejemplo, el podcast tiene una fuerte relación con el periodismo independiente, sobre todo en esta parte del mundo. En cambio, lo que primero ha ocurrido en literatura sonora es que los libros convencionales empezaran a tener su versión en audio. Desde hace unos 2 años empieza a ser muy común que, como escritor, se negocien los derechos del libro sonoro, además del papel y del e-book”.

Todavía no hay tantos escritores escribiendo con los oídos, yo tengo la suerte de ser una de ellas.

En ese marco, “el 80% de la literatura sonora de las principales plataformas mundiales son libros que nacieron en papel y luego fueron llevados al audio. Dentro de ese porcentaje hay empresas que prefieren una lectura amena pero sin intervenir demasiado la voz y otras se acercan al radioteatro, con adaptaciones y voces grabadas por actores. Ahora, la tendencia va hacia un formato intermedio, con actores que tienen una habilidad increíble para hacer las voces” explica.

Sin embargo, Ricciardi se encuentra dentro del 20% restante en donde, directamente, se escribe para literatura sonora: “El proceso es mucho más apasionante porque es más nuevo. Cuando uno piensa en escribir con los oídos lo que hace es pensar a través del sonido, de qué manera narra el sonido. Por ejemplo, las mayoría de las audioseries que he escrito están pensadas a través de la voz narradora. Lo que he hecho es encontrar un personaje que, por sus características, tenga que narrar la historia y no escribirla”.

Retomando el concepto de soledad durante la pandemia, este formato permite sentirse acompañado por la voz que relata las historias. La docente asegura que, “cuando uno lee un libro, se está metiendo en la cabeza del escritor. En cambio, cuando escucha un libro, hay una voz que está intermediando que, generalmente, no es la del escritor. Tanto es así que, a veces, las plataformas han detectado que las personas terminan de escuchar un libro y, en vez de buscar el siguiente porque le gustó el autor, buscan otro que haya leído el locutor“.

Como una de las 50 autoras originales de la plataforma Storytel en todo el mundo, “tengo la suerte de ser la representante en Argentina. Allí acabo de terminar de escribir una audioserie que ocurre una distopía en un mundo post pandémico en el 2040, donde la autoridad mundial es la Organización Mundial de la Salud y el temor a la falta de salud es la nueva forma dictatorial. Todavía no se ha grabado pero todo el proceso de escritura fue apasionante” revela.

Si bien en la plataforma de Storytel podemos encontrar todos sus audiolibros y audioseries, Ricciardi acaba de estrenar en Podimo, plataforma en donde trabaja por castera literaria, la audioserie “Cuarto mandamiento” que trata los más célebres parricidios de la historia universal. La autora nos invita a escucharla a partir de una suscripción gratuita a la plataforma por 30 días.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.