CONICET: endulzar y celebrar la niñez en el comedor Cosechando Amor

Foto: Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

 

El sábado 31 julio fue una jornada de celebración de la niñez en el comedor Cosechando Amor. Durante la mañana del sábado se dieron cita integrantes del IIPROSAM para compartir juegos, risas y barritas de cereal muy especiales.

Integrantes del Instituto de Investigaciones de Producción, Sanidad y Ambiente (IIIPROSAM, CONICET- UNMDP), el Centro Hortícola Solidario y el proyecto extensión YOGAPAZ CIENCIA junto a la agrupación Sonrisas en red se unieron para poder compartir una jornada de festejo en el Comedor Cosechando Amor.

“Lo que vivimos el sábado fue una experiencia inolvidable. Fuimos un grupo de personas pertenecientes a diferentes instituciones unidos por un solo motivo: ayudar sin esperar nada a cambio. Como directivo de la institución siento un gran orgullo de los profesionales que lo integran por su gran compromiso con la sociedad y por demostrar que es posible un mundo mejor”, detalla Matías Maggi, director del IIPROSAM.

La jornada tuvo diferentes actividades, juegos, manualidades y la donación de alimentos al comedor. El Centro hortícola solidario (CHS) brindó 20 bolsas de papa, zanahorias y cebollas que fueron entregados a las familias presentes. Además realizaron actividades lúdicas, fabricaron velas con cera estampada de abejas a cargo de la becaria postoctoral María Magdalena Vazquez y directora del grupo de extensión YOGAPAZCIENCIA de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNMDP. La becaria describe la jornada como una experiencia a todo ritmo y con gran participación de la comunidad.

Guardo la imagen de niños, niñas, familias y talleristas, todos muy felices y motivados alrededor de las mesas, unidos y presentes.

Pero además, hubo un regalo muy especial realizado por los propios investigadores del IIPROSAM: más de 150 barritas de cereales un tanto especiales, de las que no se adquieren en un kiosco.

Las barras de cereal son una buena forma de consumir granos enteros y frutos secos, pero en este caso tienen un ingrediente especial: el bagazo; uno de los principales subproductos de la industria cervecera. Este componente surge del proceso de prensado y filtración del mosto obtenido tras la sacarificación del grano de cebada malteada con una valiosa composición química.

El IIPROSAM cuenta con un grupo de investigación dirigido por la investigadora adjunta Liesel Gende que estudian posibles usos de los residuos de la industria cervecera, como el bagazo y levaduras, en alimentos, en hidroponía y sanidad apícola. El grupo brinda además servicios de análisis de procesos y productos terminados a empresas cerveceras marplatenses como GLUCK, que, en esta oportunidad, donó el bagazo utilizado para la fabricación de las barritas, que fueron realizadas por los mismos integrantes del Instituto.

Liesel explica que realizar este tipo de acciones es muy importante para ella desde lo personal y lo profesional porque le permite brindar a la sociedad el conocimiento aplicado y poder compartir algo nutritivo para su merienda.

“El día de las infancias, desde mi perspectiva, es un día especial, donde deberían sentir que todos son importantes, que son ellos el centro. Me críe en la época de Carlitos Bala y escuchando es el día esperado, para el niño tan ansiado, seguía por una torta de frutilla y una tarde en calesita. Siento orgullo de haber colaborado para que tuvieran una barrita de cereal nutritiva, aunque no sea una torta de frutilla y que pasaran un hermoso momento de esparcimiento armando velas y bailando, creo humildemente que lo disfrutaron más que una vuelta en calesita”.

 

Fuente: Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.