UNMDP: “En el saldo final de la pandemia hubo menos estudiantes que decidieron abandonar las carreras”

 

Luego de más de un año y medio sin cursadas presenciales, la Universidad Nacional de Mar del Plata continúa en la búsqueda por conservar a sus estudiantes en las aulas. Es así como, tanto la Escuela Superior de Medicina como la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño, ya han presentado sus propuestas para mantener una modalidad híbrida de cursada durante el segundo cuatrimestre. En esta oportunidad, Daniel Reynoso, Secretario Académico de la UNMDP, analiza el saldo final que han dejado los meses en los que las aulas estuvieron vacías.

Si bien los números concretos serán publicados en los próximos días a través de un informe, “tenemos algunas percepciones de lo que ha ocurrido durante la pandemia. En el caso de la Universidad, no solo en el 2020 y 2021 tuvimos un 20% más de aspirantes sino que también hubo muchos estudiantes del ciclo superior que retornaron a sus carreras“, asegura.

La virtualidad implicó la enorme ventaja de terminar con el tema de la superposición de horarios, los desplazamientos en transporte y brindó la posibilidad acomodar el trabajo. Todo eso conllevó a una mejora.

Sin embargo, la pandemia también trajo consigo algunas problemáticas donde la Universidad tuvo que tomar resoluciones para paliar la situación. El Secretario Académico declara que “la brecha económica se transformó en digital, muchos estudiantes no tenían ni tienen acceso a dispositivos o a conectividad. Como institución nos centramos sobre todo en este último aspecto”.

En el caso de la Facultad de Ciencias Agrarias, “los estudiantes tienen una dispersión geográfica muy fuerte donde directamente no existe la conectividad. Esto requería, obviamente, de algún otro tipo de solución para evitar la pérdida de un año entero. Es así como el Departamento de Trabajo Social de la Secretaría de Bienestar hizo un relevamiento general para poder brindar becas a aquellos estudiantes que lo necesitaran. El informe dio un 10% de problemas sobre esto, repartido en las distintas unidades académicas”, explica.

En otros casos, “tuvo que ver con las dificultades para acceder a un dispositivo o de poder pagar un plan de conectividad. Esto tiene un impacto lamentable porque donde mayormente se ve reflejado es en los estudiantes con menos recursos para seguir una carrera universitaria“, revela. 

No existe una sola solución ni un solo diagnóstico, mucho de esto tiene que ver con las particularidades de cada una de las más de 50 carreras que tiene la Universidad. 

En este sentido, Reynoso destaca las principales causas de aquellos estudiantes que tuvieron que abandonar las cursadas: “Es una tendencia que ya se venía observando desde las Secretarías Académicas de los sistemas universitarios. No siempre se trata de que el alumno abandona la universidad, muchas veces deja una carrera para ingresar a otra o deja una institución para ingresar a otra. Si bien las motivaciones son muy distintas, también existe la cuestión de muchos estudiantes que no se pudieron adaptar a la virtualidad y que volverán cuando sea presencial, esto lo hemos escuchado mucho”.

A modo de balance, “en el saldo final hubo menos estudiantes que decidieron abandonar las carreras y hubo una reincorporación de otros que, luego de dejar unos años, volvieron a cursar”, confirma. El informe que se presentará en los próximos días también evaluará el porcentaje de aprobación de exámenes finales, con el objetivo de conocer si se ha visto un incremento en el avance de la carrera.

Pudimos mantener el ritmo de titulaciones entregadas. Más allá de las dificultades para la entrega del diploma final, los estudiantes se siguieron graduando en la misma proporción.

Si bien algunas de las cuestiones detalladas escapan a las políticas que se pueden realizar desde la Universidad, el Secretario Académico asegura que “no por esto tenemos que desconocerlas”. En vistas al futuro de la educación superior explica que “estamos en un camino de retorno a la presencialidad, donde se ve una sensación de alivio y de volver a transitar un camino de normalidad, pero ahí queda incluida la posibilidad de seguir manteniendo la virtualidad. Es un mix de sensaciones que nos va a dar una perspectiva totalmente distinta de cómo manejar la universidad en los próximos años”, concluye.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.