Calidad del agua, una problemática que sigue afectando a las zonas periurbanas de Mar del Plata

 

Las zonas periurbanas de la ciudad continúan mostrando una gran problemática en la calidad del agua, teniendo que recurrir al autoabastecimiento de agua potable. Esto genera una desigualdad social fragmentada por barrios en Mar del Plata.

Desde el Grupo Aguas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEYN) de la Universidad Nacional de Mar del Plata realizaron diferentes relevamientos sobre la calidad del agua y observaron que el 80% de la gente que vive en zonas periurbanas consume agua no potable.

Portal Universidad dialogó con Leonardo Lupi, docente de la FCEYN y de la Facultad de Ciencias Agrarias e integrante del Grupo Aguas, sobre esta problemática que engloba a gran parte de la población marplatense. “Hay una diferenciación en la calidad del agua consumida dependiendo zonas y barrios”, planteó.

En relación con el autoabastecimiento al que acuden los vecinos, explicó que “Obras Sanitarias también saca agua subterránea, como lo hacen en la zona periurbana, pero la diferencia es que tienen  pozos de mayor profundidad y con infraestructura que permite preservar esa calidad de agua mucho mejor. En general, la forma en la que lo hacen los vecinos de los barrios es un poco más precaria y al ser de menor profundidad estarían bebiendo agua de menor calidad”.

El agua es el primer conductor de transmisión de enfermedades, por lo tanto el consumo de agua contaminada puede traer diferentes complicaciones como gastroenteritis o deshidratación, “igualmente, en algunos barrios se han detectado problemas de salud que quizás ya no responden a parámetros que medimos”, declaró.

Lupi agregó que en un relevamiento realizado en Félix U. Camet “nos manifestaron que hay gente que ha tenido abortos y sospechan que puede ser por el agua, pero también en una zona donde están fumigando en campos cercanos puede venir del aire también la contaminación”.

“No es fácil dilucidar cuando hay una problemática de salud cuál puede ser siempre el origen. Se sospecha que puede ser cual o tal cosa pero después habría que hacer un estudio más profundo”, destacó.

A su vez, mencionó que la información obtenida desde el grupo de extensión “la generamos como una herramienta para que el vecino de esa zona pueda tomar alguna medida, iniciativa a nivel individual, mejorar su calidad de agua y también que colectivamente los vecinos de ese barrio puedan reclamar de manera conjunta por el derecho al agua potable”.

Grupo Aguas comenzó en 2008 y trabajan en distintos barrios de la ciudad, analizando la calidad de agua (química y microbiológicamente) y “acompañamos en toda instancia a los vecinos para que el Estado cumpla con sus obligaciones, ya que el acceso al agua potable es un derecho”, informaron desde el grupo.

Actualmente, se encuentran coordinando tres proyectos: “uno está en la zona de Sierra de los Padres, que luego de detectar glifosato y nitrato en siete establecimientos educativos, nos preguntaron si podíamos hacer un proyecto para abordar la temática educativa capacitando a docentes sobre la contaminación ambiental. Después, tenemos un proyecto de extensión con la escuela Nº79 del barrio 2 de Abril donde trabajamos desde una perspectiva educativa  con niños sobre la calidad del agua que consumen en sus barrios. Y por último participamos en un proyecto nuevo que integra a cinco facultades y realizamos un relevamiento de la calidad de agua en el barrio Casal. Estos proyectos están vinculados al Programa de Extensión de la UNMDP Agua, Ambiente, Salud y Educación”.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.