Fernanda Covacevich: “Conocer el suelo para cuidarlo”

 

Desde CONICET Mar del Plata, se creó un segmento de comunicación de la ciencia con el fin de contar en primera persona en qué trabajan los científicos y científicas marplatenses.

En esta ocasión se presenta a Fernanda Covacevich, Licenciada en Ciencias Biológicas (FCEYN- UNMDP) e Investigadora Adjunta del CONICET.

¿Quién sos?

Mi nombre es Fernanda Covacevich, soy Investigadora Adjunta del CONICET, con lugar de trabajo en el INBIOTEC Mar del Plata desarrollando también actividades de investigación y gestión en la EEA INTA, Balcarce. Soy egresada de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNMdP habiendo obtenido el título de Licenciada en Ciencias Biológicas, con dos Posgrados (Magister Scientiae en Producción Vegetal y Doctora en Ciencias Agrarias) en la Facultad de Ciencias Agrarias, UNMdP. Estoy casada con un biólogo, tengo 53 años, una hija de 21 años que estudia matemáticas (UNMdP) y un hijo de 15 años que estudia en un colegio Técnico.

¿Qué haces?

Mi principal línea de investigación es estudiar cómo las prácticas de manejo agrícola comunes en la región Pampeana afectan la actividad y diversidad de poblaciones de microorganismos del suelo que pueden cumplir roles de importancia favoreciendo el crecimiento y/o la sanidad de los cultivos, así como favorecer la salud del suelo. Para llevar adelante estos estudios, trabajo en estrecha vinculación con colegas del IPADS (CONICET-INTA Balcarce) con lo que cuento con disponibilidad de un amplio rango de ensayos a campo. También participo en estudios en otras zonas como en la Puna, y también en sitios agrícolas fuera del país. Particularmente investigo hongos formadores de micorrizas arbusculares que establecen simbiosis mutualistas con las raíces de la mayoría de las plantas de la superficie terrestre contribuyendo a una mayor absorción de nutrientes y agua, biocontrol de patógenos de raíces y además contribuyen al mantenimiento de una adecuada estructura del suelo. Además, en vinculación con otros colegas del INBIOTEC y del IPADS, estudio interacciones de los hongos micorrícicos con otros organismos edáficos, tanto benéficos como patógenos.

¿Por qué lo haces?

Mi principal motivación es poder brindar respuestas a problemáticas actuales. Esto es, a través del estudio de los hongos formadores de micorrizas, poder detectar cuáles son las estrategias de producción de cultivos más amigables con el ambiente y que respondan a las necesidades de los productores. Por ello, con cada estudio se intenta definir y sugerir prácticas de manejo sustentables que compatibilicen el nivel de producción requerido con el mantenimiento de las funciones del suelo. Todos los estudios los llevo adelante con un grupo de trabajo con el que trabajo de manera articulada, con este grupo además priorizamos siempre la formación de recursos humanos a través del dictado de cursos así como de la dirección de tesistas, tesinistas, becarios y pasantes que tengan interés en la microbiología de suelo aplicada.

¿Cuál es el impacto de tu trabajo para la sociedad?

Creo que es importante que los productores agrícolas de nuestro país, quienes ejercen una actividad que es clave para nuestra economía, conozcan que el suelo está vivo, el mensaje sería: conocer el suelo para cuidarlo. Esto significa que es importante que se conozca que el suelo contiene variedad aun no totalmente conocida, de organismos que brindan una amplia variedad de servicios ecosistémicos que pueden favorecer el crecimiento y la sanidad de sus cultivos.
Conocer las funciones de los microorganismos del suelo es fundamental a la hora de tomar decisiones en relación a la aplicación o no de agroquímicos así como del uso o no de prácticas que pueden afectar no solo la salud del suelo, sino también la calidad de napas de agua, emisión de gases de efecto invernadero así como la salud de los humanos.

 

Fuente: Conicet Mar del Plata

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.