Club de Bochas del Polideportivo, mucho más que un centro de jubilados

 

Por María Laura Lago*

 

La pandemia por COVID-19, y el consecuente dictado del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) por el Gobierno Nacional del presidente Alberto Fernández, mantuvo en vila (y encerradas) a millones de personas en Argentina durante 2020.

Mayores de 60 años fueron los más afectados por ser considerados “grupo de riesgo”, ya que contaban con mayor probabilidad de enfermar gravemente del nuevo coronavirus. De esta forma, actividades que los mantenían activos como viajes, eventos deportivos, bailes y talleres de memoria, quedaron suspendidos hasta nuevo aviso.

Instituciones que albergaban a cientas de personas de la tercera edad tuvieron que cerrar sus puertas para proteger a sus miembros. Más allá de la preocupación y el cuidado ante posibles consecuencias físicas del COVID-19 en este “grupo de riesgo”; la gente mayor lamentó alejarse (por tiempo ilimitado) de los espacios recreativos que los hacían tan felices. Un ejemplo de ello en Mar del Plata fue la Asociación de Jubilados y Pensionados Bochófilos y Tejos.

“Te imaginas, ahora en la pandemia, cómo estuvimos de mal, como todo el mundo. Yo, en mi casa, iba, comía, yo encima vivo solo. Salía a la mañana, hacía algún mandado, comía y me volvía a acostar, ¿te imaginas lo que era esto? Hasta que empezamos a volver, a arreglar las canchas, de a poquito”, relató Rodolfo Roberto Rodríguez, partícipe desde hace 10 años.

Parte del plantel de socios de la Asociación de Jubilados y Pensionados Bochófilos y Tejos Mar del Plata.

 

Re-comenzar de cero

La pandemia y el ASPO cambiaron por completo la vida de los casi 100 socios del reconocido Club de Bochas en el Parque Municipal de los Deportes “Teodoro Bronzini” de Mar del Plata. Las instalaciones estuvieron cerradas por un año y medio aproximadamente, lo cual deterioró las canchas y también hizo mermar la cuota societaria. Actualmente, no llegan a los 40 miembros activos.

“En este momento, estamos tratando de mejorar todo lo que se desmejoró a raíz de la pandemia. Estuvieron todas las instalaciones cerradas y por consiguiente, todo se fue deteriorando. Entonces estamos avocados en tratar de reciclar todo eso y después seguiremos haciendo las mejores que creamos oportunas”, describió Víctor Moreno, presidente electo en abril del corriente 2021.

GALERIA DE FOTOS

Moreno destacó que no tienen apoyo del Ente Municipal de Deportes (EMDER), a cargo de Andrés Macció, durante la presente gestión del intendente Guillermo Montenegro: “Hemos tenido un par de visitas, nos han prometido ciertas cosas que no se han cumplido lamentablemente”. Afortunadamente, los socios aportan una cuota mensual que les permitirá, a largo plazo, trabajar en los baños, la oficina y las canchas.

“Trataremos en lo posible de volver con todo lo que se pueda. Hemos quedado muy poquitos, pero se van reincorporando dos o tres por semana. Pero cuesta, porque el grupo familiar de las personas como nosotros son un poco reticentes a encontrarse en lugares como estos. No todas las familias les gusta que nosotros tengamos este tipo de reuniones. Pero ya va a llegar el momento que hay que hacerlo, porque la vida continúa”.

Armando del Pos, otro de los socios, comentó: “Estoy muy orgulloso de toda la gente. Es una terapia para todos nosotros. Recién empezamos. Tuvimos un año y medio prácticamente sin actividad, pero gracias a Dios, esto se está retomando de a poco”.

 

Más que un club, una segunda familia

Ya de regreso a las instalaciones de la Asociación de Jubilados y Pensionados Bochófilos y Tejos, bajo estrictos protocolos; sus miembros están ansiosos de reacomodar, reparar y reorganizar nuevos eventos.

“Además de bochas, hay barajas, tejo, actividades para la memoria, alquilamos el salón, tenemos reuniones con parrilla sábado de por medio”, nos contó José María Cortina, expresidente del Club de Bochas y actualmente uno de los socios más longevos.

José María Cortina, de 89 años, junto al cartel de uno de los torneos del Club de Bochas realizado en su honor.

No se trata solo de un lugar de actividades recreativas para personas de la tercera edad. Cada uno de los que participan en este icónico lugar del Polideportivo de nuestra ciudad, resaltan la felicidad que les genera ir, jugar y sociabilizar.

Continuó diciendo José María Cortina: “Mucha gente amiga, muchos se han ido porque como es un club de gente mayor… Hay lindos recuerdos de muchas personas que pasaron por este club. Hemos hecho un campeonato de tejo, donde jugaron 30 parejas de nietos con sus abuelos”.

“Me siento bien (de participar). Yo vengo como a las 9 de la mañana, porque tengo como una obligación también, soy de la comisión mayor. Lo hago con amor: vengo, barro, repaso un poco los baños, paso el trapo”, agregó Rodolfo Roberto Rodríguez, respecto a
su rutina diaria en el Club de Bochas.

Eduardo Cuparo, socio desde hace 10 años, declaró: “(Formar parte del Club de Bochas significa), para mi, una continuidad de una larga vida deportiva, que desde los 6 años hago distintos deportes y que acá es un reencuentro con una cantidad de amigos y
nuevos amigos, que oscilamos hasta los 90 años. Es algo que la juventud y otros trabajadores, es un deporte tranquilo, de inteligencia y mucho compañerismo”.

“Es como una especie de juego de ajedrez. Mucha gente piensa que es para los mayores, pero todo lo contrario: cada bocha que se va a jugar cambia la estrategia, cambia la necesidad de ir más lento, de confiar en el compañero. Es una comunicación fraternal, en equipo. Nosotros tenemos que trabajar y difundir para que los jóvenes y los que están en los 60 y 70 años, que salen del fútbol porque el físico no les da, (vengan a) este lugar, muy amable para toda la familia. También pueden jugar niños, mujeres y personas con ciertas dificultades físicas”.

José María Cortina y Rodolfo Carlos Maffioni, dos de los miembros con más años en el Club de Bochas.

Por su parte, Rodolfo Carlos Maffioni dio cuenta de su experiencia en la asociación desde hace 30 años: “Estoy muy contento de seguir viniendo. Encuentro una barra de amigos. (A Eduardo) lo conozco desde que jugábamos al futbol. Él jugaba en San Lorenzo
y yo en San José. Y lo tenía que marcar yo, no le podía pegar a él”.

Roberto Pereyra, actual secretario de la comisión directiva del Club de Bochas, relató: “Mis recuerdos con respecto a las bochas son lejanos. Jugaba cuando tenía 25 años y ahora tengo 73. Después de jubilarme, decidí incorporarme acá, porque las bochas siempre fue algo que me gustó. Me encontré con un grupo de gente muy buena y estoy muy contento de pertenecer ahora a este grupo”.

El respeto por este lugar en el Polideportivo de Mar del Plata, que ya lleva casi 30 años funcionando, es gigante. Tanto así que construyeron un monolito a pedido de la familia del fallecido socio Héctor “El Alemán” Senn; junto a una de las canchas de tejo. A partir de esto, familiares de otros dos socios que murieron tiempo después, también depositaron allí sus cenizas.

Monolito en homenaje a los socios fallecidos del Club de Bochas.

 

El surgimiento del Club de Bochas

Los Juegos Panamericanos de 1995 marcaron un antes y un después para el famoso Campo de Deportes de nuestra ciudad. Además, el puntapié perfecto para comenzar la historia de la Asociación de Jubilados y Pensionados Bochófilos y Tejos de Mar del Plata.

Ante la realización de este importante evento deportivo en el partido de General Pueyrredon; desde 1992, el Gobierno a nivel local, provincial y nacional comenzó a realizar distintos arreglos y cambios. Por ejemplo, tanto José María Cortina como Héctor “El Negro” Regalía (81 años actualmente, miembro desde 2003), recuerdan la simple existencia de dos canchas de paletas y otras dos de  bochas.

El Polideportivo de Mar del Plata se construyó para los Juegos Panamericanos de 1995. Fuente: Planeta Naranja

Las de paletas desaparecieron, pero afortunadamente las de bochas no. Gracias al accionar de personas como Orlindo “Rolo” Mañas (quien da nombre a la actual cancha de bochas del club), Roberto Carriño y los hermanos Maffioni; la gestión en ese entonces del EMDER les otorgó los terrenos al aire de libre de las dos canchas de bochas. También una casa, antigua estación de radio hasta fines de los 80s y actual sede de la asociación y salón de eventos. Poco a poco, levantaron paredes, cerraron las canchas y conformaron una institución.

Ese arduo trabajo en los años 90, dio paso al sueño de apasionados de las bochas, los tejos, jubilados y pensionados. En 2008, cuando Cortina se une, junto a Regalia arman una comisión: el primero como presidente, y el segundo como secretario. Así, se
anotaron en PAMI para conseguir la personería jurídica como “centro de jubilados”.

“Agarramos el club con, más o menos, 70 socios anotados, de los cuales pagaban 60 la cuota. Era atípico totalmente, porque todos los centros de jubilados, un 70% del grupo lo componen mujeres y un 30% de hombres. (…) La mujer es más activa, se propone más
cosas y acá era todo lo contrario. Solo había 3 mujeres”, narró “El Negro”. Agregó que “desde Pami no lo podían creer”.

Héctor “El Negro” Regalía, uno de los responsables de la conformación del Club de Bochas como “centro de jubilados”.

 

Anotate en el Club de Bochas

Próximamente, la Asociación de Jubilados y Pensionados Bochófilos y Tejos del Parque Municipal de los Deportes “Teodoro Bronzini”, estará realizando un nuevo torneo en homenaje a los hermanos Fito y Rodolfo Maffioni. Los equipos serán de a tres, con fecha a confirmar y una inscripción de 500 pesos.

Recordemos que todas las tardes (menos los domingos) realizan partidas de bochas desde las 13 hasta las 16 horas. Pronto también organizarán talleres presenciales de todo tipo para los asociados; mientras refaccionan el salón de eventos para alquilarlo nuevamente.

Si querés ser socio del popular Club de Bochas, acercate al complejo ubicado en Diagonal Raúl Canosa y Avenida Juan B. Justo, o comunicate al teléfono 2236950762 (Whatsapp). La cuota mensual es de 150 pesos.

 

*Estudiante del MediaLab, primer Laboratorio de Redacción para Medios Digitales. Se trata de un sistema experimental que consiste en el trabajo periodístico, de producción propia, que desarrollan alumnos del Taller de Contenidos en Redes Sociales, correspondiente a la Tecnicatura de Periodismo Digital que se dicta en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.