Mar del Plata y los libros: una ciudad con variedad editorial para todos los gustos

 

Por Celeste Verdicchio*

 

Mar del Plata históricamente ha sido una de las ciudades del país con mayor cantidad de librerías en sus calles. El mundo editorial parece tener sus bases sólidas en La Feliz y así lo demuestra el reciente premio a la librería del año que ganó El Gran Pez en la Feria de Editores (FED) realizada en el mes de octubre, a la que asistieron miles de lectores, editoriales y librerías de todo el país.

Ubicada a pocos metros de la icónica plaza Mitre de la ciudad, la librería El Gran Pez se caracteriza por su atención y estética pero, sobre todo, por su elección editorial: novedades y editoriales independientes.

Estas editoriales independientes con frecuencia mantienen un posicionamiento específico contra el gran monopolio editorial que rige hoy en el país. Editorial Planeta y Penguin Random House son hoy quienes lideran el mercado de los libros y todo lo que se edita. En respuesta a ello, y como contrarespuesta a querer deshacer la mercantilización de la lectura —una lectura guiada por moda y publicidad—, es que diferentes editoriales independientes y pequeñas cobran impronta y los lectores las eligen cada vez más.

De esta manera, El Gran Pez elige deliberadamente trabajar con pequeñas editoriales como el caso de Caja Negra, Tinta Limón, Sigilo, Rosa Iceberg —una editorial que solo publica a mujeres escritoras—, No Tan Puan, Ocho, entre muchas otras.

Pero El Gran Pez no es la única librería que apuesta por lo novedoso y deja de lado el marketing editorial y lo que “vende”. Eureka y Galerna también se suman a esta lista: dos librerías de la ciudad que apuestan por lo mismo. Ambas ubicadas en zona céntrica tienen sus mesas llenas de poesía, narrativa, feminismo y ensayos que difícilmente encontremos en las grandes cadenas de libros.

Sin embargo, a ese intento de acercarse a las pequeñas editoriales se agrega Libros de la Arena, quien hace aproximadamente dos años adquirió a Fraymocho, una librería clásica y referente de la ciudad, en la que trabajan libreros que hace muchos años se dedican a su oficio.

Claro que Fraymocho no es la única librería con más trayectoria en la ciudad. Palito, Polo Norte y Galerna también se suman a ese podio. Y dentro de la categoría de venta de libros de línea podemos pensar en Yenny El Ateneo, una cadena que proviene de Buenos Aires y que, dentro de la ciudad con dos sucursales ubicadas en los centros comerciales Aldrey y Paseo Shopping, tiene la opción de encargue y tarjeta de puntos. Se trata de una librería que, por su estética y relevancia, apunta a cierto sector con poder adquisitivo.

Si pensamos en el mapa de librerías de la ciudad, aquellas que más sucursales en la actualidad poseen son: Palito, en Avenida Luro, zona Puerto, paseo San Juan; Libros de la Arena, en paseo Güemes, centro y recientemente en Constitución; y Puro Cuento, en paseo San Juan y paseo Alberti. Todas ellas comparten una misma característica: venta de libros de línea y grandes editoriales.

Pero el recorrido no termina allí, pues también hay un sector editorial que crece cada vez más: las librerías de saldos y ofertas. Estos libros se caracterizan por ser clásicos editados por editoriales económicas: papel fino y letras pequeñas, pero también por una lógica de venta de las grandes editoriales que se mencionaba anteriormente.

Por regla general, se imprime una cierta tirada de libros del autor. Cuando el libro no logra cierta difusión o no tuvo el suficiente éxito, la librería de línea avisa a la editorial —Planeta—, quien devuelve esos libros a su depósito en Buenos Aires. Una vez allí, las librerías de saldos toman contacto y compran a precio de costo esos libros. Al adquirirlos por un precio mínimo, la librería se encarga de remarcar su valor y ponerlos en venta.

Cierto mito e imaginario hace pensar que el libro saldo puede ser aburrido o malo. Lo cierto es que se pueden encontrar excelentes lecturas buceando en saldos. Con tan solo pensar en el caso del escritor Eduardo Sacheri, quien pasó al éxito y a estar entre los libros más vendidos del país, gracias a una reseña publicada en un diario de renombre del país, se entiende que el mercado de los libros también se rige por la publicidad. Un periodista crítico literario que escribe una nota positiva sobre un autor puede marcar la diferencia en el rumbo de su carrera.

Así, con pasear en El Aleph, una librería de nuevos, usados y saldos, uno puede encontrar su lectura ideal y sin gastar grandes sumas de dinero. De hecho, resulta una oportunidad para el ejercicio de pensar la literatura y qué consumimos los lectores, desde qué lugar. A El Aleph se le debe sumar Artaud, una librería ubicada en el barrio La Perla, y El Remate, ubicada en el paseo de golosinas y juguetes de la Peatonal de la ciudad.

Sin embargo, Libros de la Arena y Palito también han implementado pequeñas mesas de saldos editoriales, con el afán de sumar más ventas y alcanzar más cantidad de lectores a sus comercios.

 

No hay como el olor del libro usado

En Mar del Plata hay un sinfín de pequeñas librerías de usados. Basta con ser un lector ávido o caminar de casualidad por el lugar exacto, para encontrar algunas de ellas. El Ventanal, ubicada en La Perla, y La Barca, en zona centro, son dos ejemplos de librerías dedicadas a usados que pueden hacer pasar horas y horas a sus lectores revolviendo pilas de libros.

Allí encontraremos libros clásicos, obras inéditas y también libros que resultan difíciles de conseguir, esos que muchos llaman perlitas. La experiencia de comprar libros usados es enriquecedora y notar que este tipo de librerías siguen funcionando y tienen clientes permanentes también aporta una dosis de esperanza en un mundo cada vez más digitalizado y consumido, muchas veces, por el marketing.

A la lista de librerías de usados no puede dejarse de lado a Erin, sobre la Avenida Independencia, Mariano Libros, Dublín Libros y La Costa Lee Libros Usados. Claro que hay muchas más, sobre todo en recovecos del centro marplatense, en las que a menudo encontraremos libreros de muchos años, con mucha experiencia, que nos puedan acercar a un Borges, Cortázar o García Márquez.

Hay un hecho innegable y es que en Mar del Plata hay libros para todos los gustos. La oferta es tan amplia que cualquier lector curioso que busque su próxima lectura no se puede resistir a pasar por alguna de las librerías que La Feliz ofrece. En zona sur, zona norte, paseo San Juan, centro, Güemes, centros comerciales, podemos encontrar un libro que nos haga felices. Y también, en alguna otra pequeña librería que seguramente aún no hemos descubierto.

 

*Estudiantes del MediaLab, primer Laboratorio de Redacción para Medios Digitales. Se trata de un sistema experimental que consiste en el trabajo periodístico, de producción propia, que desarrollan alumnos del Taller de Contenidos en Redes Sociales, correspondiente a la Tecnicatura de Periodismo Digital que se dicta en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.