Agresiones físicas, una de las principales causas de muerte en los jóvenes

Foto ilustrativa: INFOBAE

 

Los graves y trágicos acontecimientos ocurridos en los últimos tiempos en la nocturnidad dejan en evidencia una de las principales problemáticas que afectan a la juventud en estos tiempos, la violencia y la muerte como consecuencia de factores externos.

Cada fin de semana, los asistentes a bares y boliches resultan potenciales víctimas de situaciones violentas ya sea con sus pares o que involucran al personal privado de seguridad de los lugares de esparcimiento.

Este tipo de casos están dentro de las lesiones de causa externa, las cuales las estadísticas marcan que representan las principales causas de muerte en adolescentes y adultos jóvenes. Se definen como el daño físico que se produce cuando el cuerpo humano se somete bruscamente a algún tipo de energía en cantidades que exceden el umbral de tolerancia fisiológica, o cuando se ve privado de uno o más elementos vitales como el oxígeno.

El informe publicado en 2020 por la Dirección de Estadísticas e Información en Salud revela que los accidentes de tránsito se posicionan como la principal causa de muerte en jóvenes de entre 10 y 19 años. Por debajo, se encuentran agresiones físicas y secuelas de enfermedades preexistentes.

Sin embargo, el acceso a la diversión nocturna muchas veces se ve dificultado por patrones de violencia que se repiten cada fin de semana. Comenzados por disputas entre los propios jóvenes o por intervenciones del personal de seguridad, el escenario de los boliches parece requerir responsabilidad y soluciones urgentes.

Desde estigmatizaciones como filtro entre el adentro y el afuera hasta situaciones de violencia física, los “patovicas” son, según la Ley 26.370 de acceso a boliches, las personas encargadas de controlar la admisión y permanencia en los espacios bailables de la nocturnidad.

La disputa con los/as clientes/as por el acatamiento y el sentido de estas normas constituye el origen de los conflictos nocturnos, luego difundidos por la prensa y discutidos públicamente” explica el informe de Actores e instituciones de la seguridad en la provincia de Buenos Aires realizado por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata.

Uno de los factores presentados por el informe de la UNLP implica “la facilidad en la contratación y en la desafectación laboral lleva a la rotación constante de mano de obra pero o para que una persona pueda permanecer en un mismo puesto debe demostrar ciertas competencias a lo largo del tiempo”.

Caso emblemático como el de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell (enero de 2020) requiere de atención y respuesta por parte del Estado y de los dueños de los boliches para que los episodios de violencia y agresividad dejen de ser tapa de los medios cada fin de semana.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.