Mar del Plata: “Es una costa acorazada, resistente a la erosión”

 

La aceleración de los efectos del cambio climático están afectando cada vez más en todo el mundo. Argentina ya registra aumentos de lluvias, sequías, incendios y olas de calor. En el Partido de la Costa, por ejemplo, observamos tres grandes sudestadas en un año, cuando lo normal es una cada dos años, que dejaron a ciudades como Mar del Tuyú o Santa Teresita con una escasa disponibilidad de playas.

Portal Universidad dialogó con Ignacio Islas, Investigador del Conicet y Director del Centro de Geología de Costas y del Cuaternario de la Universidad Nacional de Mar del Plata, sobre cómo el cambio climático va a impactar en la ciudad y en la costa bonaerense.

En referencia al aumento del nivel del mar, explicó que “ya se espera para el año 2.200 que aumente entre 40 y 80 centímetros. De modo que, para las zonas costeras, van a ser más intensas las tormentas pero, al mismo tiempo, va a aumentar el nivel del mar”.

Específicamente para nuestra ciudad, “va a aumentar la erosión por el crecimiento del nivel del mar. De todos modos, la costa marplatense es una costa acorazada, donde es bastante resistente a la erosión debido a la condición de espigones rompeolas”, mencionó.

La costa marplatense es una costa acorazada, donde es bastante resistente a la erosión debido a la condición de espigones rompeolas.

En aquellos lugares donde no se observan estas defensas, como Villa Gesell o Pinamar, “es donde más va a afectar”. Si bien en estas localidades todavía no se registran estos hechos de esta magnitud, en sitios como Necochea, Claromecó, Pehuén-Có y Las Grutas ya observan problemas de erosión.

“Esto se debe a que ocurren sudestadas que no vienen del Océano Atlántico Sur, sino que son producidas por vientos locales. Dos o tres días con viento sur e intenso provoca erosión y eso lo vimos en los últimos años”, detalló.

Islas hizo hincapié en la necesidad de una Ley de Costas y planteó que “se tienen que tener en cuenta problemas de contaminación y que se desarrollen testeos en zonas vulnerables a la erosión”. A lo que agregó que “hace unos años planteamos el problema de la erosión, cómo retrocede la línea de costas y el balance de algunas playas. Pero, en los últimos años, vimos que no es tan importante lograr playas artificiales, como las que hay en el norte de General Pueyrredon, cuando en poco tiempo vamos a tener que prohibir el baño para usar los pluviales o cloacales que van a esas zonas”.

Por lo tanto, Ignacio afirmó que es necesario “una ley de manejos costeros, que tenga en cuenta los problemas que muchas veces convergen en la ciudad”.

Salida del pluvial en la playa de Constitución y la costa.

El investigador comentó que otra de las razones por las cuáles sucede la erosión es el tratamiento que tienen los balnearios. “Tenemos que tratar de evitar sobreforestar, provocar contaminación, tirar plásticos a la playa y el desarrollo balneario que muchas veces puede resultar perjudicial”.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.