Inversión social vs pobreza: “uno de los mayores problemas es que los proyectos tienen una ayuda inmediata” no se piensa a largo plazo

 

Según un estudio realizado por el Instituto Universitario Cias (Centro de Investigación y Acción Social) y Fundar, se observa que nuestro país es el segundo en la región que más invierte en políticas sociales, pero más allá de esto no ha podido reducir sus índices de pobreza.

Entonces, si la Argentina es el segundo país con más inversión social, pero tiene 40% de pobres y un 8% de personas que viven en la indigencia, ¿por qué no se logran bajar estos índices? Portal Universidad dialogó con Ana Laura Vulcano, Coordinadora de la Mesa de Diálogo por la Dignidad de las Periferias, sobre la situación que vive el país y cuál es la mejor solución a esta problemática.

Vulcano declaró que “la inversión en programas sociales es alta. No tengo un número específico pero de la región el país sobresale, no solo con proyectos sociales individuales sino también colectivos”.

A su vez, explicó que “uno de los mayores problemas es que los proyectos tienen una ayuda concreta inmediata, pero acá se necesita un plan de trabajo y la inserción laboral en un trabajo genuino”.

Es necesario plantear políticas que resuelvan estas problemáticas a futuro, “pensemos en todas las personas que tienen planes sociales, ¿qué va a pasar con esta gente? ¿van a seguir dependiendo de un plan social?“, comentó.

“No pensemos en el ahora, donde ya tienen alguna necesidad cubierta, pero en cuanto a los proyectos individuales están entre 6 mil y 18 mil pesos, ¿quién puede vivir con ese dinero?”, dijo.

Vulcano hace hincapié sobre dos cuestiones, “primero pensar la educación, la escuela organiza, y por otro lado formas de trabajo genuino“. Ante esto, la coordinadora destacó que “la mayor inversión que tenemos que hacer es la educación, hay chicos que todavía no están escolarizados y si no vemos su futuro, ¿qué va a ser de ellos?”.

La mayor inversión que tenemos que hacer es la educación.

Haciendo referencia a los índices de pobreza destacó: “¿propiciamos que la gente tenga sueños? que sueñe una vida digna, mejor, que tenga la posibilidad de visualizar su futuro. Me parece que todo esto lo va a incentivar un sistema educativo claro”. A lo que agregó que “en algunas comunidades todavía estamos ayudando a los papás a anotar a los alumnos a la escuela, hay un montón de pibes y pibas que no están escolarizados”. 

Me angustia que sea muy básico lo que estoy diciendo. Desde la Mesa de Diálogo por la Dignidad de las Periferias intentamos que la vida sea más digna, llevar propuestas, posibilidades, pero siempre volvemos a lo básico, a la educación”, destacó.

Ante la pregunta de si con las políticas que implementa el país estos números se pueden revertir, la coordinadora declaró que “se van a profundizar. Tenemos muchos programas y estamos muy agradecidos, pero termina un programa y ¿qué haces? Creo que como vamos se va a profundizar, sobre todo las diferencias”.

Volviendo a la educación, Vulcano planteó que “tenemos chicos que están en cuarto y no saben leer ni escribir, está bien pasó una pandemia pero pasaron guerras y la gente se siguió educando igual. En las periferias donde no hay conectividad, la escuela no pudo llegar muchas veces, a muchos de ese 40% pobre no les llegó”.

Por último, la coordinadora señaló, “tengamos una mirada fuera del centro, miremos la realidad desde la periferia”.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.