“Lele” Gatti: a ocho meses del asesinato que movilizó a toda la ciudad, los presuntos homicidas siguen prófugos

 

Este 26 de mayo se cumplen ocho meses de la muerte de Leandro “Lele” Gatti, quien fue asesinado a la salida de un boliche en Playa Grande. El hecho que conmocionó a toda la ciudad, tiene prófugos a dos sospechosos:  Maximiliano Urra Zapata y José Maximiliano Vergara, por quienes ofrecen una recompensa entre 2 y 4 millones de pesos a las personas que puedan aportar datos precisos de sus paraderos.

Desde Radio Universidad, Técnicos en Periodismo conducido por Ariel Perissinotti, Florencia Pucheu Sain y Sol Rivetta dialogaron con Miguel Gatti, padre de “Lele”, sobre esta situación y cómo avanza la causa. “Hace casi ocho meses del asesinato de mi hijo y si bien sabemos que judicialmente se esta trabajando, no hemos tenido ninguna novedad del lado de la fuerza pública”, comentó.

“Lamentablemente le quitaron la vida a mi hijo, tenía 30 años, un montón de proyectos, de vida. Seguimos socialmente desprotegidos, tenemos que encerrarnos previendo que podemos salir a la calle y no volver”, expresó.

Recordemos, que los presuntos cómplices del asesinato estaban trabajando en el mismo lugar que Leandro y “están intentando constantemente la prisión domiciliaria”, explicó. A lo que agregó, “el de seguridad es quien pasa todo el movimiento, pensando que mi hijo trasladaba el dinero recaudado de la firma. Entonces, empezamos con dos dentro del boliche que pasan el dato y los otros dos asesinos que montaron el operativo”, indicó. 

Miguel mencionó que se enteraron por los medios de comunicación que “la policía detectó a uno de los asesinos que intentó visitar a su novia, pero no tuvieron éxito”. Frente a esta situación planteó que “están sueltos y nos los podemos cruzar en cualquier lugar. Evidentemente están con una protección o muy bien guardados, que no los puedan capturar en esa situación es un signo de interrogante que tenemos, sin ninguna respuesta”.

A su vez, señaló que “hubo dos o tres días de movilizarse pero lamentablemente es un caso más, lo vamos domesticando y nos vamos familiarizando con la muerte. Una familia totalmente destruida con la añoranza de nuestro hijo y vamos a tratar de reivindicar nuestra memoria”.

Haciendo referencia a si tienen un acompañamiento o una protección de parte de las fuerzas de seguridad, Miguel expresó que “no tenemos absolutamente nada. Desde la empresa donde trabajaba mi hijo, ni un llamado telefónico, no se si no se enteraron que falleció, que lo asesinaron. Leandro tenía puesta la camiseta totalmente del trabajo”.

“El trabajador nocturno no tiene ningún tipo de protección. Está más protegido el ladrón que impunemente mata, que nosotros“, señaló.  Ante esto, afirmó que “se ha normalizado el hecho de que se comete un delito, saben que entran y salen”. 

El padre de “Lele” destacó que “en estos momentos tenemos que salir a pedir justicia”. A lo que agregó que “hay mucha voluntad dentro del tribunal, la fiscal y la jueza, pero no se trabaja en equipo y la fuerza pública no actúa”.

En unos días se cumplen ocho meses del asesinato y el padre de Lele pide que quién tenga información se comunique al 2214293091, “es anónimo y si tienen algún dato o saben de alguna situación de estos asesinos la pueden informar”.

Por otro lado, declaró que “cuando lo asesinaron a Leandro, hubo una efervescencia social en la ciudad de Mar del Plata. Previo a las fiestas se llamó a otra concentración y hubo poca respuesta, evidentemente se familiariza o hay otras urgencias sociales”.

Para finalizar, el padre de “Lele” destacó el acompañamiento de conocidos de su hijo y manifestó que “tenemos la suerte, entre toda esta desgracia, que está el movimiento Justicia por Lele, donde amigos y compañeros se mueven en las redes y constantemente están intentando reivindicar la memoria de Leandro. Eso ayuda a acompañarnos y alivia este dolor tan grande que tenemos encima”.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.