Preocupación por la venta de armas en Mar del Plata: aumenta 14 veces la probabilidad de muerte de quien la compra

Por: Luciana Hamade, Mariano Pirruccio y Franco Marchelli*

A pesar de la crisis económica que transita nuestro país y las gestiones burocráticas que limitan el acceso a la tenencia, la venta de armas en Mar del Plata continúa en crecimiento.

El principal motivo, expresado por los diferentes clientes que desean adquirir armas de fuego, suele ser el mismo: la inseguridad. “La gente tiene miedo y se arman por eso. Las ventas están en auge. En promedio, se vende un arma al día. Si no estás en el ámbito, no te imaginás que se puedan llegar a vender tantas armas”, expresó una empleada de una concurrida armería ubicada en nuestra ciudad.

Por otro lado, desde otro local de armas ubicado en el centro de la ciudad, expresaron que “en promedio se venden 7 armas al mes”, y coincidieron en que las consultas se deben a la inseguridad existente. En todos los locales relevados por este medio solicitaron no especificar nombres o identidades para evitar exponerse. Por esta razón en esta nota solo aludimos a las zonas y ponemos el foco en el valor de los testimonios.

Para profundizar sobre el estado de situación actual, y en búsqueda de datos más precisos,  desde MediaLab de Portal Universidad nos pusimos en contacto con Tobías Schleider, Doctor en Filosofía del Derecho, especialista en Derecho Penal, Abogado y Consultor en materia de seguridad. Respecto de la cantidad de armas que circulan por la ciudad, Schleider expresó: “Es muy difícil siempre analizar la cuestión de las armas con datos, porque los datos que tenemos a nivel nacional son precarios. Cuando uno trata de desagregarlos a nivel local, son todavía más complicados. Es muy difícil en Argentina conocer cuál es el estado actual del mercado de armas y del parque de las armas que existen legalmente y por supuesto es más complejo aún en el caso de las armas que no son legales”.

Asimismo, Schleider se refirió a una falencia importante que tiene el sistema, ya que exige la obtención de una tenencia, pero posteriormente la autorización vence y el organismo encargado de regular este mercado, la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) “no reclama por ese vencimiento, y el usuario no se preocupa por renovarlo. De este modo, un arma autorizada deviene en un arma ilegal, al margen de todas las cuestiones explícitamente originadas en un hecho criminal. “Eso es importante tenerlo en cuenta: no hay datos y debería haber datos en un país que quiere ocuparse del tema de las armas con análisis pormenorizados y localizados”, agregó.

En ese mismo sentido, Schleider se refirió a la contradicción que habita en el discurso político a nivel país sobre este tema, ya que ante un hecho resonante se habla de la necesidad de controlar las armas pero por otro lado se fomenta su fabricación y existe una falta de interés por ocuparse seriamente del tema. Para ejemplificar esta situación dijo: “En la argentina ni siquiera conocemos en qué consisten los arsenales de las propias fuerzas de seguridad. No es que no sabemos cuántas armas están en manos de particulares, no sabemos cuántas armas están en manos de las fuerzas de seguridad. No sabemos qué entra y qué sale de esos arsenales, con el caos que eso implica para el mercado de la venta y compra de armas”.

Precios y modelos

Con relación a los modelos, el más solicitado en Mar del Plata es la pistola 9mm, debido a su gran popularidad y al precio económico de las municiones. Su valor  ronda entre los $70.000 para adquirir una usada y los $106.000, una nueva.

En segundo lugar, se encuentra la pistola calibre 22, por su valor asequible. “Una nueva está entre $30.000 y $40.000 en adelante; las 50 balas están $1000”, explicaron desde un local de armas ubicado en el macrocentro .

Foto: fuente propia.

Clientes, características y estadísticas

Al consultar en los locales por los perfiles de sus clientes, las diferentes casas de armas coincidieron en que casi exclusivamente sus compradores son hombres, en su mayoría víctimas de la inseguridad.

“Si al local entran 10 hombres, mujeres van dos. Trabajo con gente que está mal; que se compra un arma porque se siente insegura, o porque tuvo algún hecho de inseguridad. Y el fin que buscan es hacer daño. Esa es la realidad”, expresó una trabajadora del sector.

Este perfil de consumo casi exclusivamente masculino, se logra divisar en las estadísticas informadas por la ANMaC a nivel nacional en el periodo 2021-2022. En las mismas se detalla que el 96,3% de las solicitudes de legítimo usuario, pertenecen a hombres y solo el 3,7% a mujeres para el mismo trámite.

Fuente: ANMaC

Más allá del dinero

Aunque la industria de las armas a nivel local transita, según los comerciantes, su mejor momento, adquirir un arma no resulta algo sencillo, si se tiene en cuenta los requerimientos y condiciones necesarias para acceder de manera legal a su tenencia.

En primer lugar, toda persona que desee comprar un arma debe ser mayor de 21 años; poseer DNI argentino y no tener antecedentes penales ni denuncias por violencia de género o familiar.

Además, el solicitante debe poder demostrar ingresos de manera lícita; obtener el certificado psicofísico, a través de un profesional registrado en la ANMaC, como también la idoneidad en la manipulación segura de armas aprobada por un instructor de tiro.

“Si se cumplen todos estos requisitos, ANMaC te da el carnet de legítimo usuario (CLU). Tarda un mes en llegar y dura 5 años. Este carnet te permite tener un arma. Entre idoneidad de tiro, psicofísico y valor del trámite, tendrás $7000”, expresaron desde un local de venta de armas.

Después, se debe tramitar la tenencia del arma específica que se pretende comprar en las oficinas de ANMaC. Este documento, habilita a mantener un arma en poder de su propietario; transportarla (descargada y separada de sus municiones) y usarla con fines lícitos (caza, tiro deportivo, entre otras).

Por último, se debe solicitar la tarjeta de control de consumo de municiones para dicha arma; ahí se lleva un control de cuantas municiones se han comprado. Por ejemplo, para un calibre 22 existe un límite de 2500 balas como compra máxima permitida. Este límite cambia en función del arma pretendida.

Foto: carnet de legítimo usuario de armas y de la tenencia de un revólver doble acción.

Flojo de papeles

Con relación a los requerimientos necesarios para obtener la tenencia de un arma de fuego, los comerciantes consultados coincidieron en que debería existir un control más estricto a la hora de obtener el permiso.

“La idoneidad de tiro y el psicofísico se evalúa en dos o tres horas. Hablamos de algo que hace daño y que puede llegar a matar. ¿Cómo se hace para decidir si una persona está apta para tener un arma o no, en una hora o dos horas?. No tiene lógica. Tendría que estar mucho más regulado. Además la realidad es que pagando un poco más, te lo dan igual. Si el médico da el ok y el instructor también, ya está”, expresaron algunos comerciantes del rubro.

Para conocer más sobre este tema consultamos al abogado penalista Maximiliano Orsini, quien expresó su preocupación respecto a las armas que se encuentran por fuera del sistema legal en Mar del Plata, y señaló como necesaria “la existencia de más requisitos para los futuros poseedores de armas”.

El artículo 21 de la Constitución Nacional, establece el derecho de todo ciudadano a armarse en defensa de la patria y de los derechos que surgen de la misma constitución. Entre ellos el derecho a la vida y el derecho a la propiedad”, expresó Orsini. Sin embargo, afirmó que “el estado debe controlar a quien tenga o desee comprar un arma, más allá de que sea un derecho constitucional”.

Con relación al flujo de armas de manera ilegal en la ciudad, Orsini, expresó quemuchas de ellas fueron robadas a personal de las fuerzas policiales y vendidas en villas de emergencia por delincuentes para cometer delitos”.

“Tienen la numeración suprimida y no pueden ser rastreadas. Se estila incluso el alquiler de armas y la venta de municiones por unidad para salir a delinquir. Por ello veo preocupante esa situación no solo a nivel local sino también a nivel nacional”, agregó el abogado. 

Los psicofísicos, algo más que un mero requisito

Para conocer más detalles sobre el funcionamiento de los procesos de habilitación a la tenencia, desde MediaLab de Portal Universidad conversamos con Damián Olguín, profesional habilitado por la ANMaC para el análisis psicofísico de los candidatos interesados en la portación de armas.

Estos exámenes, necesarios para autorizar la tenencia de las armas, “ayudan a poder determinar si el evaluado se encuentra en sus facultades mentales para la tenencia y/o portación de armas de fuego”, indicó.

Dentro de las pruebas, se incluye un cuestionario que busca indagar sobre “el motivo para tener un arma, si ha realizado algún curso, instrucción o capacitación sobre el uso responsable y adecuado de armas de fuego, si padece depresión, entre otras cosas”, mencionó el licenciado.

Por otro lado, dialogamos con la Licenciada en Psicología Natalia Juárez sobre las preguntas que integran un examen psicofísico. En ese sentido, Juárez explicó: “Se les consulta si necesitan este permiso para su trabajo, si tiene armas, cuántas tiene, si las mantiene a resguardo”. A su vez, el cuestionario indaga sobresi tuvo algún accidente o alguna sanción por el uso del arma y se interroga sobre “los antecedentes psicológicos, de salud, composición del grupo familiar, si realizó tratamiento psicológico o psiquiátrico por alguna situación de tensión o de peligro”, detalló la profesional.

“Si hay algún antecedente de consumo de sustancias queda excluido, como también si padece algún trastorno de la personalidad o trastorno orgánico, como por ejemplo la epilepsia”, agregó.

“Por otro lado, se utilizan varios test que lo que miden son la fortaleza yoica, las habilidades defensivas, que el solicitante tenga un buen nivel de coordinación visomotora, inteligencia práctica, empatía, reconocimiento de la autoridad, tolerancia a la frustración y un adecuado control de los impulsos, juicio crítico y criterio de la realidad” reveló la licenciada.

“La evaluación psicológica es importante para poder prevenir accidentes, o en el peor de los casos la muerte de la persona que es portadora de un arma o la de terceros”, remarcó. Sin embargo, el dato de impacto se encuentra en que “el examen psicológico es de una hora de duración”.

Fuente: IProfesional

Ante la creciente inseguridad y la indefensión que siente el ciudadano argentino, un número considerable de personas toma la decisión de adquirir un arma. Debido a las laxas restricciones a la hora de tramitar la tenencia y que no se hace hincapié sobre la importancia de la capacitación, lo que se compra es probable que sea más un problema que una solución.

Ante este panorama, nos pareció pertinente retomar la palabra del Consultor en seguridad Tobías Schleider: “Una casa en donde hay un arma, aumenta hasta 14 veces las probabilidades de que una persona que la habita muera por acción de esa misma arma. Puede ser por accidente, mala manipulacion, suicidio o bien por una persona que ingresa a la casa para cometer un delito y utiliza el arma propiedad de la víctima. Esto es mucho más frecuente de lo que se cree y es algo que se evita si no se tienen armas en el domicilio, es así de simple”.

 

*Estudiantes del MediaLab, primer Laboratorio de Redacción para Medios Digitales. Se trata de un sistema experimental que consiste en el trabajo periodístico, de producción propia, que desarrollan alumnos del Taller de Redacción para Medios Digitales, correspondiente a la Tecnicatura de Periodismo Digital que se dicta en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.