Alimentos agroecológicos: “Tenemos derecho a consumir alimentos sanos, seguros y soberanos”

Foto: La agroecología no es sólo una técnica de cultivo, sino también un posicionamiento desde el paradigma de la soberanía alimentaria. Fuente: Télam.

 

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), consumir al menos 400 gramos de frutas y verduras al día reduce el riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles y ayuda a garantizar una ingesta diaria suficiente de fibra dietética. Sin embargo, la gran mayoría de los argentinos desconoce cuáles son los orígenes y los procesos involucrados en la producción de estos alimentos que consumen diariamente.

Si bien se encuentra instalada en agenda la concientización sobre las problemáticas que conlleva el uso excesivo de productos químicos en la agricultura y existe un auge en torno a la producción de alimentos agroecológicos, no es sencillo encontrar información precisa a la hora de conocer los beneficios de impulsar esta transición alimentaria. 

Por esta razón, desde Portal Universidad nos pusimos en contacto con Florencia Gregorio, licenciada en Nutrición e integrante del Observatorio Alimentario Nutricional de la Escuela Superior de Medicina de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP).

En primer lugar, la nutricionista consideró fundamental definir conceptualmente a los alimentos agroecológicos. En ese sentido dijo: “En muchos casos se entiende de forma incompleta que solamente es una técnica donde se reemplazan ciertos insumos químicos por naturales. En muchos casos esta visión esta influenciada por los grandes capitales intentan apropiarse del concepto de agroecología y reducirlo a una sola técnica de producción. En realidad cuando nos posicionamos desde el paradigma de la soberanía alimentaria hablamos de mucho más que eso. La agroecología se presenta como una forma de habitar los territorios, se trata de una disciplina que además de producir alimentos sin utilizar químicos, es respetuosa con los ciclos de la naturaleza y reivindica los valores ancestrales. Es importante entender que hablamos de darle prioridad a las economías locales, al consumo de estación”.

Foto: Cuando consumimos un alimento cultivado con agroquímicos, también estamos consumiendo los residuos tóxicos de esas sustancias. Fuente: Télam.

Con relación a la situación de la agricultura en nuestro país, dijo que “en nuestro país, gran parte del territorio cultivable está ocupado por la soja y otros cultivos que no son destinados al consumo humano, sino a exportación para distintos consumos de ganado y Biocombustible, no destinado a alimentos. Por eso es tan importante reivindicar la agroecología. Cada vez son más los productores que se suman a esta movida. Requiere acompañamiento, necesita transición, no es que todos los productores lo van a poder hacer de un día para el otro, pero es importante mostrar que se puede hacer esta técnica y generar un buen rendimiento, por eso cada vez crece mas”. 

Es importante mostrar que se puede hacer esta técnica y generar un buen rendimiento.

Asimismo, Gregorio se refirió a la importancia de materializar esta transición hacia la producción de alimentos agroecológicos y dijo: “Cuando consumimos una fruta o una verdura, también estamos consumiendo estos agrotóxicos, como el glifosato. Cada vez hay más evidencia científica, y muy contundente, acerca del daño que genera consumirlo. Los agrotóxicos están asociados a infinidad de enfermedades, obviamente depende del grado de exposición, no es lo mismo vivir cerca de un campo que simplemente consumir los alimentos en distintas cantidades desde la ciudad. Además, estos agrotóxicos alteran nuestra microbiota, nuestra inmunidad, están asociados a distintos tipos de cáncer, problemas neurológicos. Al consumir agroecológicos estamos reduciendo nuestra exposición a estos agentes extraños que nos producen daño”.

“Uno de los problemas principales es que no tenemos manera de saber cómo fue producido, o de qué manera se cultivó. Y lo importante de consumir agroecológicos es que acercamos el productor al consumidor. No sólo es beneficioso desde el punto de vista económico y ambiental, sino que también tenemos la posibilidad de hablar cara a cara con quien produce ese alimento y preguntarle la forma en que lo está haciendo”, agregó.

Van a ser alimentos muchos más ricos en nutrientes. Los minerales que tienen las frutas y verduras no tienen esos nutrientes de la nada o por arte de magia, sino que son extraídos de los suelos.

En el mismo sentido, Gregorio puntualizó los beneficios a nivel nutricional de consumir este tipo de alimentos y la importancia de generar un cambio a nivel cultural, de toma de conciencia sobre el consumo de las frutas y verduras. “Es importante conectar con los tiempos de la naturaleza, con cómo impactan las distintas estaciones, como impacta en los alimentos. Otro beneficio súper importante, es que van a ser alimentos muchos más ricos en nutrientes. Los minerales que tienen las frutas y verduras no tienen esos nutrientes de la nada o por arte de magia, sino que son extraídos de los suelos. Si los suelos están enfermos, tratados excesivamente con agrotóxicos, no vamos a tener alimentos sanos. Por la forma en que se están produciendo los alimentos hay estudios que revelan de forma contundente la pérdida de nutrientes en los suelos”, explicó.

Foto: Los productores comienzan a notar que ésta práctica es mucho más amigable con el medio ambiente, con ellos mismos y con su salud. Fuente: Télam.

Asimismo, explicó que  esta práctica “es mucho más amigable con el medio ambiente, con ellos mismos y con su salud. Los productores lo están notando. Tenemos que cambiar la forma en que entendemos los territorios, ser más amigable con el resto de la tierra y los seres vivos. Tenemos derecho a consumir alimentos sanos, seguros y soberanos. Si seguimos consumiendo alimentos envenenados, estamos vulnerando este derecho”.

Sin embargo, Gregorio destacó que la producción actual no alcanza a cubrir la demanda de toda la ciudad y explicó que esto se debe en gran parte a la falta de acceso a la tierra y el elevado costo de alquiler al que se somete a muchos productores. “Estos elevados valores para acceder a la tierra exigen un rendimiento asegurado y se les impone a los productores cierto tipo de producción, es uno de los problemas principales”.

¿Cómo podemos hacer para consumir alimentos agroecológicos?

Foto: Es importante tomar ciertos recaudos al momento de seleccionar los vegetales que consumimos. Fuente: Télam.

Con relación a los distintos medios para acceder a una alimentación más saludable y agroecológica, la nutricionista reveló que en la ciudad de Mar del Plata existe una lista cuantiosa de productores y mencionó ejemplos como la Feria Verde que se realiza los sábados por la mañana en Plaza Rocha  y el local de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) que cuenta con un local de fácil acceso en pleno centro de la ciudad. “Si bien no todo lo que tienen es agroecológico, ofrecen las alternativas y son cada vez más los productores que se están sumando”, dijo.

Asimismo, recordó que años atrás era más caro comprar alimentos agroecológicos, pero hoy por hoy no hay tanta diferencia y se acortó esa brecha. En el caso de no poder acceder a pagar esa diferencia, “es importante tener en cuenta y conocer los productos de estación: sabiendo o eligiendo en la verdulería productos de estación, por lo menos nos aseguramos, más allá de que probablemente haya sido tratado con agrotóxicos, que no estuvo en cámaras durante meses y eso ya desde lo nutricional tiene un aporte extra”.

Otro consejo en torno a la selección de las frutas y verduras que consumimos es “tratar de elegir el producto que no se ve más atractivo a la vista. Por ahí estamos acostumbrados a lavar la lechuga y que no salga ningún bicho, pero si salen bichos es algo bueno. Significa que no hubo tanto químico nocivo”.

No hay manera de salir perdiendo consumiendo estos alimentos.

Por otro lado, mencionó también como posibilidad que las personas encaren una huerta personal en su casa. “Habría que empezar sin ser tan ambiciosos, con pequeñas huertas en macetas tal vez. Las semillas se consiguen fácilmente, pero en principio, hay que tener en cuenta la época del año y cuando conviene hacer cada cultivo. Teniendo en cuenta esos aspectos y resguardando de los fríos marplatenses, tranquilamente podemos tener nuestra huertita, empezando con macetas, con aromáticas. De esta manera nos acercamos a los procesos y tiempos de la naturaleza y nos permite valorar más el alimento en nuestro plato, porque entendemos el trabajo que lo llevó hasta ahí”.

Finalmente, Gregorio destacó que “si bien es difícil lograr la transición agroalimentos, es un esfuerzo que todos como consumidores tenemos que empezar hacer. Tenemos que demandar cada vez más este tipo de alimentos, no solo para mejorar nuestra salud, sino también para cuidar el medio ambiente. No hay manera de salir perdiendo consumiendo estos alimentos”.

 

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.