Implantes mamarios: si bien no es frecuente pueden ocasionar diferentes tipos de cáncer

 

En el último mes se conoció la existencia de un nuevo tipo de tumor que estaría relacionado con los implantes mamarios. Si bien las cifras de mujeres que se registraron con esta enfermedad es muy pequeña, esta nueva información muestra una vez más la importancia de realizarse controles mamarios periódicamente.

Portal Universidad se comunicó con el Dr. Pablo García (M.P: 92964), profesor adjunto de cirugía de la Escuela Superior de Medicina de la Universidad Nacional de Mar del Plata y Jefe del servicio de ginecología del Hospital Público HIGA, quien se refirió a la temática y brindó recomendaciones.

García explicó que “no hay que generar ningún tipo de pánico ni nada porque la colocación de prótesis mamarias es muy frecuente. Argentina está dentro de uno de los países que tienen mayor estadística de colocación de prótesis para aumento de volumen mamario”.

Además afirmó que “muchas pacientes con cáncer de mama, donde hay que extirpar la mama por las características de la enfermedad, también se utilizan prótesis para reconstruirla”.

Con un gran número de mujeres que acceden a esta operación, el médico afirmó que “no se tiene que generar mayor preocupación porque la descripción de estos tumores asociados a las prótesis sigue siendo en el mundo muy poco frecuente. Hay muy pocos casos”.

Hay dos tipos de cáncer asociado a las prótesis: uno es lo que se denomina un carcinoma y otro linfoma. “Los dos son patologías que están entre la prótesis y el tejido mamario, se producen en lo que se denomina la cápsula externa de la prótesis”, expresó el docente.

“Hay millones de mujeres en el mundo con prótesis mamarias. El cáncer más conocido asociado a prótesis es el linfoma y solo hay 1200 casos en el mundo. El otro, que es el carcinoma solo tiene 18 casos en todo el mundo, es de muy baja frecuencia”, destacó García.

Características en común que tienen las mujeres con este tipo de cáncer

El docente señaló los puntos en común de estas mujeres y explicó que “estas dos patologías aparecen muchos años después de tener las prótesis entre 10 y 20 años después”.

“Algo que tiene que estar atenta una mujer con prótesis es si en algún momento, años después de tenerla puesta, empieza generalmente una de las dos mamas a aumentar su volumen, tiene dolor más o menos intenso y signos de estar inflamada. Pueden ser mil causas pero una puede ser esta”, afirmó.

Por lo tanto, “ante la presencia de estos síntomas concurrir a su médico ginecólogo, mastólogo o el cirujano plástico que le colocó la prótesis”, dijo García.

Otra de las características específicas, que hace que ocurra un linfoma “es que las prótesis que se colocaron son texturizadas”, comentó el médico. A lo que agregó que “las prótesis de silicona que se colocan en la mama pueden tener la superficie rugosa, texturizada o lisa”.

“La que mayor problema trabajo es la texturizada, entonces actualmente la tendencia es empezar a colocar prótesis lisas para tener menos riesgo de que aparezcan estas enfermedades que ya de por sí son pocos frecuentes”, indicó el médico.

Recomendaciones

El médico hizo hincapié en la importancia de realizarse controles ya sea con prótesis o sin ellas y comentó que “haciendo los controles mamarios periódicos de acuerdo a su edad, estudios de rutina y si aparece alguna característica de sospecha se hacen los estudios que permiten confirmar el diagnóstico”.

“Lo importante es la consulta de control rutinaria anual de cualquier mujer y la consulta específica de la paciente que tiene prótesis y si aparece alguno de estos síntomas: aumento de la mama, inflamación, dolor, cambios de coloración, en general unilateral”, detalló.

A su vez, García mencionó el proceso del control y explicó que “generalmente el médico pide una mamografía y una ecografía mamaria, eventualmente una resonancia magnética de mama. Si existe alguna sospecha se hace una punción de ese líquido que se genera alrededor de la prótesis”.

Del mismo modo, especificó que el único tratamiento que requiere es “sacar las prótesis, y sacar el tejido que se denomina cápsula, lo que forma el mismo organismo como respuesta a la prótesis”.

“Son pocos los casos en que la enfermedad avanzó más, por fuera de la mama y necesita quimioterapia o algunos otros tratamientos oncológicos, pero la gran mayoría de las veces se resuelve sacando la prótesis”, expresó.

Por último detalló que “esta situación tiene que ser un llamado de atención para controlar. 1 de cada 8 mujeres en Argentina en algún momento de su vida va a tener cáncer de mama, lo importante es que se hagan los controles correspondientes”.

1 de cada 8 mujeres en Argentina en algún momento de su vida va a tener cáncer de mama, lo importante es que se hagan los controles correspondientes

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.