La Facultad de Psicología incorporará la formación sobre perspectiva de género y Ley de Salud Mental

Foto: Facultad de Psicología de la UNMDP.

 

A partir del primer cuatrimestre de 2023, la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP) incorporará a su currícula la formación sobre perspectiva de género y salud mental en los seminarios de orientación previos a las residencias de pregrado.

Para conocer más sobre esta novedad, desde Portal Universidad nos pusimos en contacto con Julieta Filippi, Vicedecana y Secretaria Académica de la facultad de Psicología. Respecto de los detalles de la nueva formación que se incorporará, Filippi dijo: “Hicimos una reforma de los seminarios de orientación, que son tres asignaturas que se cursan previo a hacer las residencias de pregrado. Los estudiantes de psicología, antes de graduarse, hacen 200 horas de prácticas en instituciones en ámbito clínico, jurídico y laboral. Lo que se hizo fue reformar el reglamento para que dos seminarios sean sobre perspectiva de género y sobre la ley de salud mental. En el año 2023 todos los estudiantes de la facultad cursarán de manera obligatoria estas dos asignaturas con un fuerte componente práctico”.

Perspectiva de género

Filippi hizo referencia a la necesidad de incluir en el plan de estudios la perspectiva de género y expresó: “Nuestra currícula es del año 2012. La última reforma se realizó en ese año, donde la ley recién estaba siendo sancionada y se reglamentó en el año 2013. Asimismo, todas las leyes que reclaman derechos de mujeres y diversidades tampoco estaban en auge, por lo tanto nuestra currícula carece en su estructura de esas temáticas como líneas transversales. Si bien las diferentes asignaturas las van incorporando en función de la temática principal que aborda cada una, lo que buscamos es generar un conocimiento específico a través de diversos lineamientos pedagógicos, para que a través de nuestra currícula se produzca una coherencia dentro de la formación de los estudiantes”.

Hace 4 años que venimos pensando esta reforma con diferentes discusiones dentro del Consejo Académico.

En cuanto al trabajo que fue necesario desarrollar para poder concretar esta reforma en los seminarios de orientación, la vicedecana explicó que “hace 4 años que venimos pensando esta reforma con diferentes discusiones dentro del Consejo Académico. Tuvimos muchas conversaciones, relacionadas con cuestiones del contexto, que permitieron que nuestro consejo adquiriera la madurez suficiente para poder resolver y aprobar esta reforma por unanimidad”:

“Además, siempre son los estudiantes quienes van generando movimientos dentro de las universidades, marcando el ruido del afuera y por supuesto que los tuvimos en cuenta. Nuestra facultad tiene también mucha presencia institucional y articulación con el cuerpo de graduados que trabajan en el cuerpo de salud. A partir de sus planteos, que señalan las diferencias entre la formación teórica que genera la universidad y las necesidades que se usan en la práctica, fue que elaboramos esta reforma”, agregó.

Ley de Salud Mental

Por otro lado, en cuanto a la formación relacionada con la Ley de Salud Mental, Filippi dijo: “La Ley de Salud Mental, que promovemos desde la Facultad, trabaja la idea de que las personas con padecimientos mentales son sujetos de derecho. Cuando la ley anterior promovió la tutela, consideraba a estos sujetos como incapaces y por tanto había alguien que debía tomar las decisiones por estas personas”.

“La Ley de Salud Mental sancionada en el año 2012 promueve un paradigma contrario, vinculado al ejercicio de los derechos de las personas con padecimientos mentales, y promueve un trabajo interdisciplinario para entender que la salud mental no se puede abordar desde una sola disciplina y variable, sino que las condiciones sociales, de salud y económicas de la persona, entre otras, están relacionadas”, destacó.

La salud mental no se puede abordar desde una sola disciplina y variable.

Es habitual ver que desde los medios de comunicación emanan fuertes críticas a la implementación de la ley y por eso es importante formar e informar a los estudiantes sobre los derechos que defiende y promueve la ley. En ese sentido, Filippi dijo: ”La ley prohíbe las internaciones crónicas, no las internaciones agudas. La idea de que una persona que tiene un padecimiento mental esté aislada 40 años en una institución psiquiátrica monovalente no tiene ningún impacto beneficioso para su salud. Sólo cumple la función social de aislar a quien se considera disfuncional”.

Asimismo añadió: “Para atender estas situaciones, la nueva Ley de Salud Mental promueve tratamientos alternativos a los que antes se denominaban crónicos. En casos agudos, sigue habiendo internacionales, por lo tanto lo que aparece es una crítica vinculada a un deseo de volver a modelos de salud hegemónicos, donde el poder se distribuía de otra manera y las soluciones solo tenían que ver con aislar al otro”, aseguró.

La idea de que una persona que tiene un padecimiento mental esté aislada 40 años en una institución psiquiátrica monovalente no tiene ningún impacto beneficiosos para su salud.

Finalmente, Filippi se refirió a los plazos de implementación de esta reforma curricular y dijo: “Este año ya estamos terminando el ciclo lectivo del segundo cuatrimestre. La Secretaría de Género, de Seguimiento Curricular y el Consejo Académico están armando la convocatoria para que distintos docentes o graduados puedan presentar las propuestas y ponerlo en práctica a partir del año próximo”.

 

 

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.