Explotación sexual: Argentina fue el primer país en penarlo cómo delito

Foto: Télam

 

Este 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Mujeres, Niños y Niñas que fue establecido en enero de 1999 por la Conferencia Mundial de la Coalición contra el Tráfico de Personas, y que tiene por objetivo concientizar sobre este delito y su impacto a nivel global.

Esta fecha, recuerda la primera legislación a nivel mundial contra la trata de personas con fines de explotación sexual, sancionada en 1913 en Argentina. En este marco, el Movimiento de Mujeres y Diversidad convocó a una jornada bajo la consigna “Basta de Trata” este viernes a las 17 frente a la Municipalidad.

Portal Universidad dialogó con Irma Susanich, referente de Movimiento de Mujeres y Diversidad MDP- Batán, sobre la importancia de este día y la concentración que realizaran a 109 años de la sanción para penar la trata de personas con fines de explotación sexual.

La referente explicó que “el 23 de septiembre del año 1913, se sanciona la Ley 9143, conocida también como la Ley Palacios porque fue redactada e impulsada por el diputado socialista por la provincia de Buenos Aires, Alfredo Palacios”.

Argentina fue el primer país del mundo en sancionar una Ley de este tipo y puso al país “en un estado de avanzada, en un lugar de vanguardia en cuanto a la defensa de los derechos humanos y en especial de las victimas de delitos sexuales y esclavitud”, detalló. 

“Fue la primera ley que protegió a las víctimas de explotación sexual y penalizaba a los responsables, a los dueños de los prostíbulos. Tenían a las fuerzas de seguridad disponibles para penalizar el tráfico de mujeres inclusive las extranjeras, que en esa época había muchas”, destacó Susanich.

Fue la primera ley que protegió a las víctimas de explotación sexual y penalizaba a los responsables, a los dueños de los prostíbulos

La Ley duró nueve años hasta 1922, “después volvieron a estar habilitados los prostíbulos, las whiskerías, pasamos por varios años de este tipo de situaciones legalmente hasta que en el año 2008 se sanciona la Ley de Trata de Personas, comentó. 

La referente hizo hincapié en que “nos costó muchísimo llegar a esta Ley, fueron grandes movilizaciones y mucho activismo militante para lograrla. En ese momento también teníamos mucha fuerza en el Sindicato de las Trabajadoras Sexuales de Argentina (AMMAR), ellas estaban dentro de la CTA y militaban muchísimo para reglamentar y para que la prostitución sea un trabajo”. 

Si bien esta Ley se logró, Susanich mencionó que “tenía sus partes oscuras, porque contemplaba para las mujeres mayores de 18 años este tema del consentimiento. Entonces, estas mujeres en situación de trata, que están sin documentación, las hacen adictas, las violan reiteradamente para que puedan soportar trabajar de esto, entonces en ese estado de tanta vulnerabilidad ellas decían que estaban por su propia voluntad y no había nada para hacer”.

Estas mujeres en situación de trata, las hacen adictas, las violan reiteradamente para que puedan soportar trabajar de esto, entonces en ese estado de tanta vulnerabilidad ellas decían que estaban por su propia voluntad y no había nada para hacer

La referente señaló que “en esa época hicimos todos los censos de los prostíbulos y los privados que había en Mar del Plata y eran más de 400. La situación en la ciudad era terrible”. A lo que agregó que “el mapa de la trata en el noreste y noroeste argentino era impresionante, son lugares de recolección y las traen a la Provincia de Buenos Aires, costa atlántica, CABA y el conurbano”.

“Una de las cosas que impulsó a esta Ley fue el caso de Marita Verón. Al año siguiente, en el 2009, el Encuentro Nacional de Mujeres fue en Tucumán, fui al taller de trata, seríamos 40 mujeres, y me sorprendió cómo realmente era re común las chicas que habían desaparecido, una compañera de trabajo, una compañera de facultad, era algo cotidiano y la cantidad me sorprendió muchísimo”, recordó.

A su vez, explicó que “el mecanismo era traer personas del interior o de otros países. Les retiraban la documentación y nos las dejaban salir, las hacían vivir en situaciones infrahumanas”.

Esta norma se modificó nuevamente a en el 2012, donde “se cambia el tema del consentimiento de las mujeres mayores de 18 y se incluyó a la pornografía infantil, que no estaba incluida como un tema de ofrecimiento. Además, se agudizaron las penas, porque eran muy bajas, se fue mejorando”, comentó.

Haciendo referencia a la cantidad de personas que actualmente viven esta situación, Susanich afirmó que “se calcula, por la Organización Internacional del Trabajo, que hay más de 21 millones de personas en situación de trata, de los cuales se calcula que el 70% es para explotación sexual y solo un 30% laboral. En nuestra ciudad tenemos ambas, porque en todas las zonas de las quintas hay muchísimas mujeres con sus hijos y también varones en situación de trata laboral”.

Nueva Zona Roja

Este sábado se comienza a implementar la zona donde el gobierno municipal habilitará el desarrollo de la prostitución en Mar del Plata. Sobre este tema, Susanich declaró que “nosotras hemos tratado de impedir desde el movimiento esta ordenanza, pero supuestamente en estos días se tendría que poner en vigencia. Incluso las trabajadoras en situación de prostitución están haciendo sus reclamos”.

“Las deja totalmente abandonadas, las criminaliza, las arroja a la marginalidad y las expone. En una zona donde no hay frentistas, están expuestas a mucha más violencia e inclusive penaliza a las que estén en otra zona que no sea la fijada. Son multas muy elevadas, las arrestan y aumentan los días de arresto, no favorece para nada“, destacó.

Además, afirmó que “es una vulneración de un montón de derechos humanos. Todavía estamos peleando y pidiendo que se cumpla con el cupo laboral travesti trans en el municipio que fue aprobado en el 2017 y todavía no se logra”.

Por otra parte, declaró que “como feministas somos la mayoría dentro del feminismo abolicionista. No consideramos que la prostitución sea un trabajo porque violenta a las mujeres, las deshumaniza, las cosifica y es realmente una expresión clara del patriarcado y la desigualdad económica”. 

No consideramos que la prostitución sea un trabajo porque violenta a las mujeres, las deshumaniza, las cosifica y es realmente una expresión clara del patriarcado y la desigualdad económica

A esto agregó que “hace muy poquito leí un informe de cómo impactan en la salud pública, y no solamente eran los costos sino la cantidad de enfermedades físicas y psicológicas que padecen”.

“Nosotras consideramos que lo más importante es protegerlas como seres humanos, y poder brindar oportunidades laborales para que no elijan entre condiciones, porque para nosotros no es una libre elección. Queremos que puedan tener otras posibilidades y elegir otro futuro”, finalizó Susanich.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.