Disparidad de precios en Mar del Plata: depende el comercio, el kilo de asado puede variar $400

 

*Por Mariano Pirruccio, Franco Marchelli, Luciana Hamade y Agustina Rodríguez Vidal.

El asado de los fines de semana en nuestro país pasó de ser una costumbre a ser un lujo. Ante una cruda realidad donde los precios suben semana tras semana, cada vez menos argentinos logran incorporar carnes en su alimentación.

Por lo tanto, una de las mayores problemáticas que tiene la Argentina es su índice inflacionario y la noticia que movilizó a la mayoría de sus ciudadanos al enterarse que alcanzó el 58% interanual en el mes de abril. Con esta creciente subida de precios, cada vez se hace mas difícil acceder a alimentos básicos o productos como la carne con un salario mínimo.

Desde MediaLab de Portal Universidad, realizamos un relevamiento de precios sobre las carnicerías de Mar del Plata, específicamente de más de 50 cortes de carne, en 10 carnicerías. Este análisis reveló la abrupta dispersión existente en los precios.

El corte que mostró mayor diferencia de precio es la molleja, que va desde un valor de $1000 el kilo hasta $2700 en algunas carnicerías, es decir, un margen de $1700 de diferencia en su valor. Otro caso es el del asado, que tiene un precio inicial de $550 y puede alcanzar cifras superiores a $1300. La carne picada también sufrió variaciones en las diferentes carnicerías consultadas, con un precio inicial de $345 que aumenta hasta un 250% en ciertos casos.

El relevamiento además detalló que los precios más elevados se encontraron en el Centro Comercial a Cielo Abierto Leandro N. Alem y en el barrio Parque Pinos de Anchorena, encontrando en este último, dos comercios ubicados a una cuadra de distancia, con una diferencia de $400 en el asado, el corte favorito por excelencia de los domingos.

Por otro lado, el pollo no presentó grandes variaciones de precio en comparación con la carne de vaca. Además, este tipo de carne sigue siendo más barata que la vacuna. Por citar un ejemplo, en el barrio Constitución, norte de la ciudad, el pollo entero se encuentra a $339, a diferencia de la carnicería en la feria comunitaria de Peralta Ramos, donde se encuentra a $280, mostrando así una diferencia de $59.

El mayor ejemplo de disparidad de precios del pollo se encuentra en la pechuga deshuesada. En este caso se marca una diferencia mucho más amplia, en la carnicería ubicada en el norte de la ciudad está casi $800, pero en la feria ubicada en Peralta Ramos llega a los $600, es decir, con una diferencia de $200 entre ambas.

¿Cómo esta el contexto?

El consumo de carne cayó un 12% en los últimos 3 años, según se detalló en el balance mensual de marzo de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y derivados de la República Argentina (CICCRA). El mismo muestra el promedio móvil de los 12 meses el consumo por habitante de proteína animal es de 47.7 kilos por año.

Uno de los factores más determinantes en el precio de la carne es la inflación. Esto se puede ver en el último registro del índice de precios al consumidor realizado por el Instituto de Estadísticas y Censos (Indec), el cual refleja un aumento del 7,2% en Alimentos y bebidas no alcohólicas, dentro de los cuales se destacan carnes y derivados, con un aumento superior al 8% únicamente en el mes de Marzo.

Además, los impuestos a la carne juegan un importante rol en el precio final. Según señaló la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina en su último informe, al menos un 28% del precio final de cualquier tipo de corte vacuno, está compuesto de impuestos nacionales, provinciales y municipales.

“La cría representa el 28% del precio final, el feedlot 29%, frigorífico 5%, carnicería 10% e impuestos el 28%”, informó la FADA.

Fuente: “Composición de precios carne, pan y leche” (abril 2022) por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina.

Por otro lado, según un informe de la Cámara argentina de carnes CICCRA, la industria frigorífica exportó 50,7 mil toneladas de carne vacuna únicamente durante marzo. “Fue el segundo mejor marzo de los últimos dieciocho años, ubicándose apenas 5,7% por debajo del récord de marzo de 2021”, detalló el informe. El aumento de las exportaciones de carne también afecta al abastecimiento de productos a nivel nacional, lo que genera que el precio general de la carne para los argentinos suba.

Salvando el domingo

Entre las 10 carnicerías relevadas en este informe, una de ellas se destaca por poseer en la mayoría de cortes los precios más bajos. Se trata de la carnicería ubicada en 12 de Octubre y Peralta Ramos, famosa por vender el kilo de asado a 550$, un 141% menos, en relación al precio más alto consultado por este medio.

“Nosotros achicamos el margen de ganancia para tener un público más fluido. Tengo 3 proveedores; uno que me provee del asado, y otros dos que me proveen de los cortes. Si ellos cortan la carne, te la venden más barato. Una locura”, expresó Esteban, propietario del comercio.

“Yo lucho para que la gente tenga buen precio, compro a buen precio, lo vendo a buen precio y no le mato el bolsillo a la gente. Simplemente quiero vender más, ganar poquito y en el volumen sacarle buen rédito”.

Del campo al plato

En diálogo con diferentes productores agrarios, este medio pudo establecer que el precio de una vaquillona en pie de 300 kilogramos ronda los 100.000 pesos, a razón de $280 por kilo. A esta cuenta hay que agregar que “al menos 100 kilos se pierden entre cuero, cabeza, y algunas vísceras” expresó Maxi, productor rural de Mechongué.

“De un animal de 350 kilos, te quedan carneados 240-250 con hueso. Entre cuero y panza se pierde 100 más o menos. Se usa todo igual, desperdicio muy poco; con las patas se hace queso, el cuero se vende en la barraca, se exporta”

Por otro lado Nicolás, propietario de una carnicería ubicada en Belgrano al 2300, expresó a este medio que el precio de una media res de novillo al gancho (120 kilogramos) se encuentra en 600$ por kilo, lo que representa unos 72.000$ aproximadamente.

En resumen, el proceso de faenado, distribución y logística; el margen de ganancia pretendido por el sector empresarial, los factores económicos a nivel nacional y los altos impuestos aplicados al agro, alejan cada vez más al argentino de sus propias costumbres.

 

*Estudiantes del MediaLab, primer Laboratorio de Redacción para Medios Digitales. Se trata de un sistema experimental que consiste en el trabajo periodístico, de producción propia, que desarrollan alumnos del Taller de Redacción para Medios Digitales, correspondiente a la Tecnicatura de Periodismo Digital que se dicta en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.