Teatro independiente, una historia con presente en Mar del Plata

 

Por Eugenia Ramos y Sofía Valledor*

 

El arte es una de las cualidades que destaca en Mar del Plata y que se mantienen hasta el día de hoy. Una de las formas de expresarse artísticamente es a través de la actuación y nuestra ciudad cuenta con varios teatros independientes que dejan a la luz un recorrido de trabajadores apasionados por su profesión.

Lo propio del teatro marplatense en los años 60´ era el sueño y la ambición de parte de los artistas por conseguir una sala y, en particular, un espacio propio intransferible con el fin de poder estrenar, re-estrenar y hacer sus actividades. Desde el MediaLab de Portal Universidad dialogamos con Gabriel Cabrejas, Doctor en Historia, escritor y docente, sobre la historia del teatro independiente en la ciudad haciendo foco en el momento cúlmine y quizá más importante de su historia: la década del 60´.

Cabrejas explicó que “en la primera mitad del año 60´ hay un movimiento importante autogestionario sobre todo de directores con formación profesional, egresados de conservatorios y de escuelas de teatro que, instalados en Mar del Plata, como cualquier migrante deciden dedicarse al teatro”.

A su vez, el conseguir salas propias resultó ser un aspecto difícil de lograr y muy desalentador para los artistas del teatro debido al precio de los alquileres y, por sobre todo, a un hecho fundamental: el desalojo en verano. Esto se debía a la llegada de las compañías porteñas, quienes podían abonar los altos precios que pedían los propietarios.

El deseo por conseguir la independencia de los espacios teatrales finalmente “se logra a medias” al colocarse en locales de galerías, las cuales estaban de moda en la época.

La problemática de desalojo, debido a la llegada de las grandes compañías en la temporada de verano, también ha logrado implantar un mito a lo largo del tiempo sobre una puja o rivalidad entre los dos tipos de teatro. “No hubo una puja entre teatro independiente y teatro comercial o de temporada. Existió un acercamiento, un aprender entre ellos”, aclaró Cabrejas.

De esta forma, afirmó que más que un enfrentamiento entre los teatros, “la lucha es contra los propietarios de los espacios que les alquilan a los productores foráneos. Los dueños de los lugares buscaban tener una ganancia extra alquilando a los productores visitantes, logrando que los locales se queden prácticamente desnudos, sin posibilidades de estrenar ni de seguir presentando durante el verano”.

Cabrejas también desarrolló su mirada sobre el teatro independiente en la actualidad y expuso que “es un tema polémico. Desde mi punto de vista, el teatro independiente crece pero no evoluciona. Los mismos problemas que tenía antes, los sigue teniendo ahora”.

El escritor hizo referencia a la existencia de una crisis asentada principalmente por la falta de dramaturgos, explicando que hay muy pocos y que “los mismos actores y directores son quienes crean un texto. Al vivir de la gorra tampoco crece en ese sentido, aumenta la cantidad de lugares e independencia porque no son teatros estatales o no dependen de una financiación, pero no evolucionan”.

Una de las consecuencias que viven los artistas de todas las ramas es el tener que enfrentarse a diversas críticas que exhiben que no pueden vivir del arte. Ante esto, Cabrejas mencionó que “es imposible vivir del teatro. La mayoría tienen otro trabajo y en sus ratos libres disputan el vicio actuando. Casi nadie vive del teatro excepto la gente de Cuatro Elementos, de El Club del teatro y el Séptimo fuego, son los únicos que viven de eso”.

 

El teatro independiente en la actualidad

Aunque pareciera que la oferta de teatro independiente solo se encuentra en temporada, Mar del Plata cuenta con una variedad de espacios teatrales que se ofrecen los 365 días del año, con una cartelera de espectáculos y diferentes actividades como talleres y seminarios para la formación de artistas.

Durante la temporada, diversos espacios de la ciudad ofrecen incluso dos funciones por día, todos los días de la semana. Cuatro Elementos, El club del teatroLiberart son solo tres de las variadas propuestas independientes que se encuentran en la ciudad.

Los artistas fueron los más perjudicados en el momento de la pandemia y de la cuarentena estricta en la Argentina. Sin poder dar clases, presentar obras, ni ensayar presencialmente y con la incertidumbre de su presente y futuro.

Dialogamos con varios de los referentes de estos espacios sobre cómo sobrevivieron al contexto sanitario. “Fue muy difícil, muy duro”, mencionó Pablo Marchini, director del espacio teatral Cuatro Elementos, al preguntarle sobre su vivencia.

En el caso de Ángeles Marset, directora de Liberart, afirmó que “como sala fue difícil poder resistir, pero también se formó la Red de Salas Independientes y pudimos generar muchos pedidos de subsidios”.

Varias personas que viven exclusivamente del teatro declararon que sobrevivieron gracias a la ayuda del gobierno, “el teatro independiente sobrevivió gracias al soporte del Estado y tuvimos colaboración de nuestra gente”, explicó Marchini.

De la misma forma, Marset comentó que los subsidios “han ayudado a no tener que cerrar las puertas porque uno tiene que seguir pagando los servicios. Nosotros vivimos 100% del arte y ha sido bastante complejo”.

En el siguiente informe te mostramos la situación actual de Cuatro Elementos y Liberart, con sus ofertas teatrales y su visión a la temporada.

 

En el caso del Club del TeatroMonica Pari, una de las socias del espacio cultural, nos brindó una entrevista sobre las vivencias en carne propia del teatro independiente. Soy una privilegiada porque trabajo de lo que amo”.

Podes escucharlo acá:

 

*Estudiantes del MediaLab, primer Laboratorio de Redacción para Medios Digitales. Se trata de un sistema experimental que consiste en el trabajo periodístico, de producción propia, que desarrollan alumnos del Taller de Redacción para Medios Digitales, correspondiente a la Tecnicatura de Periodismo Digital que se dicta en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.