La Biblioteca Central de la UNMDP, el histórico punto de encuentro entre los estudiantes

 

La Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Mar del Plata se fundó en el año 1962. Su creación estaba en el ideario de los primeros fundadores de la Universidad, considerando la importancia que tenía para sus estudiantes y para la futura institución.

Portal Universidad dialogó con Oscar Fernández, Director del espacio, sobre los cambios que tuvieron a raíz de la pandemia, un nuevo punto de conexión, el sistema de bibliotecas en las facultades y la nueva ampliación de la estructura.

Antes de la pandemia, la Biblioteca central era un lugar de encuentro entre los estudiantes donde se reunían a estudiar y leer: Una gran cantidad de alumnos se presentaban y formaban grandes filas para poder ingresar.

Contaban con un horario de 7 a 20 hs, por lo tanto, varios estudiantes pasaban todo su día allí. “No daba a basto, la cantidad de personas que acudían por día era muy grande y, por suerte, contar con esta ampliación nos va a permitir poder brindar un mejor servicio”.

Hace unos meses, se firmó la obra de ampliación de la Biblioteca Central del Complejo Universitario Manuel Belgrano, “va a llevar un año aproximadamente, empezaron durante el mes de agosto y se espera que nos pueda permitir ampliar y mucho la capacidad de puestos de lectura”. 

“Va a ser una biblioteca mucho más amplia. Va a poder dar respuesta a las necesidades de información y formación que tiene la comunidad universitaria de Mar del Plata”, destacó.

En referencia a la presencialidad, Fernández comentó que por el momento, “al igual que la mayor parte de los servicios de la universidad, la biblioteca no está funcionando de forma presencial pero está previsto la incorporación en breve”.

“Con las medidas de precaución vigentes se va a avanzar en el préstamo de libros y de las actividades normales que son tan necesarias para estos momentos”, afirmó.

A su vez, desde la Secretaría de Bienestar, donaron 15 computadoras para desarrollar un punto de conexión, “para aquellos estudiantes que no tengan accesibilidad y problemas para conectarse puedan hacerlo. La idea es que la Biblioteca Central pueda brindar este servicio”.

Por otro lado, durante la pandemia “hemos adquirido una biblioteca electrónica, donde se encuentran más de 120 mil libros digitales que pueden ser consultados por los usuarios como si fuera una biblioteca física”.

Del mismo modo, explicó que cuentan con una página online donde se brindan todos los servicios de la biblioteca: “Se ha desarrollado durante la pandemia el área de hemeroteca donde se puede encontrar desde las normas para el desarrollo científico hasta un relevamiento de chalets, además de la digitalización de revistas relacionadas a la historia de la ciudad”.

Sumado a la Biblioteca Central, cada Facultad cuenta con una propia, “contiene temáticas más específicas que están dirigidas a un público más puntual”, comentó el director a lo que agregó que “algunas se han desarrollado por una necesidad de distancia geográfica, otras facultades han atendido básicamente a los investigadores y cuentan con bibliotecas especializadas”.

También puede gustarle...

1 Respuesta

  1. Frida dice:

    Muy buena informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.