La nueva forma de Hepatitis que afecta a los más chicos y se desconoce su origen

 

Durante las últimas semanas la noticia anunciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) del aumento de Hepatitis Infantil Aguda, trajo preocupación a varias familias. Hasta el 10 de mayo habían informado un reporte de 348 casos probables y más grave aún es el hecho de que no se conoce el origen de esta enfermedad.

Portal Universidad dialogó con Alexis Manzo, infectólogo y docente de la Escuela Superior de Medicina de la Universidad Nacional de Mar del Plata, sobre esta enfermedad que pone a los ciudadanos en alerta. “Se trata de la inflamación del hígado. Se manifiesta en los chicos y sus síntomas son el frío, color amarillento en la piel, mucosa, vómitos y malestar general.

El infectólogo explicó que “la causa más frecuente es el virus conocido como hepatotrópico, que provoca la hepatitis A, B, C, D y E, con algunas diferencias en la forma de presentación. Igualmente, hay otras causas más raras”.

Sin embargo, en esta situación que se presenta en las últimas semanas se desconoce el origen de la enfermedad. “Se reportaron más de 170 casos en Reino Unido de chicos de 13-14 años que presentaban un cuadro de hapatitis aguda, y que luego afectó a más de 20 países”. A lo que agregó que “no se pudo asociar un factor etiológico común, ni un nexo epidemiológico que los uniera, y tampoco se pudo determinar una causa única”.

El origen desconocido

Manzo mencionó que “hay varias hipótesis, pero no se pudo encontrar la causa”.  En Argentina hubo un par de casos con la misma forma de presentación y tampoco se pudo demostrar”.

Entre las hipótesis que se presentaron, “se está pensando en la presencia de un virus llamado adenovirus que es común en la infancia y puede dar, entre otras cosas, cuadro gastrointestinales y se encuentra la hepatitis. Pero no se pudo demostrar su presencia en el hígado de los pacientes infectados”.

Además, “se pensó en el coronavirus como una de las causas, pero tampoco se pudo demostrar. Puede ser causado por una nueva variante o bien por un síndrome post covid”, destacó el docente.

Por otro lado, el infectólogo expresó que “tampoco se encontró algo que tenga que ver con alguna toxina, ya que la hepatitis puede estar relacionada con alguna posición ambiental. Se está tratando de demostrar si hay alguna asociación con alguna droga, pero no pudo determinarse hasta el momento”.

La situación que nos pone en alerta

“Existe un aumento de casos donde no tenemos una etiología clara, tiene que haber una vigilancia y estar alerta para ver la evolución de los casos“, expresó Manzo.

Ante esto, comentó que “se tiene que determinar la evolución y los grupos poblacionales a los que afecte y cómo se comportan, en cuanto afecta o no a una población, y seguir los trabajos de investigación para encontrar la etiología”.

“Uno tiene que seguir vías de estudio. Se abre un abanico de etiologías posibles que a veces hacen muy difícil determinar un agente causal”, destacó el docente.

¿Cómo es el tratamiento?

Al no tener una causa específica, “el tratamiento es de sostén, de control. Todo depende de la intensidad y gravedad del cuadro”.

El infectólogo brindó algunos ejemplos de cómo se trataron estos casos, y mencionó que “la evolución hacia la insuficiencia hepática determinó la necesidad de trasplantes. Otros pacientes fueron más leves y el hígado se recuperó espontáneamente en un tiempo. Requiere hospitalización, control, hidratación y manejo de la función hepática, entre otras”.

Esta vigilancia, es importante ya que “el estado de alerta para los equipos de salud y la población, permite estar atentos ante la presencia de síntomas compatibles para tomar las medidas necesarias y llevar adelante el control y el estudio del caso”, finalizó Manzo. 

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.